¿Qué falta en el FBA profesional de México?

Buenas entradas en los estadios. Transmisiones en televisión. Gente consumiendo. Todos pendientes para las ligas profesionales recién fueron creadas. Hoy, esos elementos están. Pero el producto dentro del campo aún deja mucho que desear. Raptors vs Mexicas fue la más reciente muestra. ¿Qué falta para que el FBA en México profesional ya parezca profesional?

Alberto García Ramos / receptor

No ha sido el mejor de los arranques para la temporada 2022 de la LFA. Al menos, no dentro del campo.

El 4 de marzo comenzó la sexta temporada de la Liga Profesional de Fútbol Americano, la primera desde que en 2020 y 2021 se suspendiera por razones pandémicas. Hasta el momento se han jugado cuatro partidos, y el último de éstos, la victoria 10-8 de los Mexicas de la Ciudad de México sobre los Raptors del Estado, acentuó el problema más grave que tiene en estos momentos el proyecto profesional.

Durante la mayor parte de dos cuartos, el marcador estuvo 2-0. En los primeros 40 minutos de juego, la única anotación se originó por un mal centro que terminó por salir del endzone y poner en el marcador a los mexiquenses. Hacia el final del tercer y cuarto cuarto, Mexicas y Raptors intercambiaron touchdowns, y los capitalinos escaparon con la victoria gracias a un gol de campo de 21 yardas. Castigos, posesiones que llegaban hasta la zona roja y terminaron sin puntos, goles de campo fallados. Fue un mal partido.

El mayor reto de ligas profesionales, que actualmente son la LFA y la FAM-YOX, es claro: que el espectáculo dentro del campo sea de calidad. El Mexicas-Raptors no lo fue.

Juzgar todo un proyecto por un sólo partido puede caer en lo simplista, pero el sentimiento entre las personas presentes en este encuentro, desde miembros de la prensa hasta de la propia liga, parece estar en un consenso: lo que va del 2022 no ha sido bueno.

En el kickoff oficial de la temporada, los Galgos de Tijuana fueron aplastados 33-6 en su debut por los Gallos Negros de Querétaro. Al siguiente día, en un partido muy discreto, Dinos venció 10-7 a los Mexicas, y en Guadalajara, los Reyes cayeron 13-10 con los Raptors. En este último, ambos equipos se combinaron para 11 pérdidas de balón. El único partido rescatable fue la victoria 24-17 de los Dinos sobre los Fundidores el sábado de esta Semana 2, y eso porque involucró series extras.

Algo no está bien.

Una de las razones, sin embargo, es obvia: la pandemia. Los jugadores estuvieron dos años sin pisar un campo de manera oficial y competitiva. Es una expectativa natural que también se tiene en consideración en el otro torneo de mayor relevancia en la primavera en México: la Intermedia de ONEFA, la categoría de 18 a 20 años en la que prácticamente todos los jugadores son novatos por esos mismos dos años de parón. La aplastante mayoría de los atletas de este torneo nunca habían jugado en este nivel.

Pero semanas antes del arranque del torneo 2022, Alejandro Jaimes, comisionado de la LFA, explicó en entrevista a receptor que el nivel profesional involucra el compromiso individual de cada jugador. Por lo que, en el tema de preparación, no se necesita “acarrear” a los jugadores a que se preparen, ya sea en el gimnasio, en el campo o en el ver video.

La alberca de talento que hoy tiene la LFA es muy diferente a la que tuvieron en su temporada de debut en 2016: numerosos jugadores recién egresados de Liga Mayor, ya sea tras el mini torneo 2021 o en la temporada 2019, la última formal en la máxima categoría de ONEFA componen los rosters de la LFA. La veteranía, que en muchos jugadores se traducía en falta de preparación o velocidad, ya no es el primer problema competitivo actualmente, ya que los veteranos que se mantienen jugando, como los receptores Guillermo Villalobos de Mexicas o Humberto Noriega de Raptors, son todavía atletas de alto nivel.

En dicha entrevista, Jaimes también recalcó que el principal conflicto extra cancha, el no pago de salarios a jugadores, no ha sido un tema que afecte a la Liga, al menos no desde que él asumió el puesto de comisionado en 2019.

Entonces, ¿qué es? ¿Qué es lo que hace falta en la LFA para que dentro del campo se note como un producto de fútbol americano profesional?

Alrededor del emparrillado, sí lo parece. El Estadio Palillo, casa de los Mexicas, o el de la FES Acatlán, casa de los Raptors, pintados con gente portando los colores del equipo al que apoyan. Venta de comida, bebida, y el famoso merchandising. En Saltillo, en el Estadio Francisco I Madero, casa de los Dinos, inclusive replicaron la entrada de los Minnesota Vikings para dar ese elemento de show previo al kickoff.

El ya mencionado partido entre los Raptors y los Mexicas logró llenar las gradas del recinto universitario, cosa que unas 24 horas antes, los Pumas de esta Facultad y los Burros Blancos, en categoría Intermedia, no hicieron. El famoso “ambiente” que ligas como LFA y FAM intentan crear, y sobre todo, diferenciar de la Liga Mayor, una liga universitaria, parece funcionar.

Entonces, otra vez, ¿qué es? ¿Qué falta?

¿Será la falta de entrenamientos en comparación a lo que el fútbol americano está acostumbrado? Los equipos en la LFA entrenan únicamente tres días previo a sus partidos. En México, desde las Infantiles hasta la Liga Mayor, se estila que la preparación abarque toda la semana. Uno de los adagios más consistentes entre los entrenadores de fútbol: el partido se gana en la semana, no el día de juego, porque el fútbol es un deporte de repetición, repetición, repetición.

La razón para que la semana de prácticas esté reducida tampoco es un secreto: los salarios de los jugadores aún no están ni cerca de representar su principal ingreso para sustentarse, por lo que, sus principales empleos aún deben mantenerse como su prioridad. Pero esto se traduce en falta de cohesión, ritmo, química que necesitan los equipos, las ofensivas y defensivas y cada unidad de posición. Como atletas de manera individual, los jugadores lucen físicamente aptos, en forma. Pero en conjunto no lucen como equipos.

Tal vez esto podrá ser una reacción precipitada a las primeras dos semanas de “desempolvar” las hombreras. Es natural en cualquier deporte y específicamente en el fútbol americano que el periodo inicial de una temporada sirve para reacondicionarse para lo que es una serie de semanas físicamente desgastantes. Aún hay cinco jornadas de temporada regular en la LFA, así como la postemporada. Y por supuesto, la temporada de la FAM, puesta a empezar el 30 de abril.

Pero el fútbol americano profesional en México prosperará siempre que el producto futbolístico sea entretenido y espectacular para los aficionados. Tras los primeros dos fines de semana, ha estado muy lejos de ello.

Un comentario sobre “¿Qué falta en el FBA profesional de México?

  1. establecer un verdadero esquema de profesionales practicando deportivamente con una preparación física, atlética y mental de alto nivel, en teoría son personas que practicaron un deporte de alta nivel competitivo, cuando menos diez años antes de llegar a este bodrio deportivo, personas con exceso de peso y alto volumen abdominal, desconocimiento de reglas deportivas, indisciplina, ejemplos claros de preparación táctica y de condición físico atlética que demuestran agotamiento al finalizar el segundo cuarto o inicio del tercero, aunado a la la falta de ejercicio crítico de los comentaristas que pareciera que quieren exponer un producto de alta calidad cuando no hay rigor en sus comentarios o exposiciones

Deja un comentario