¿Pertenece Eli Manning al Salón de la Fama?

El hermano menor de la dinastía Manning se despide de los emparrillados. Eli hará oficial su retiro de la NFL mañana. A partir de ahora, empieza la duda, ¿es Manning un merecedor Salón de la Fama?

Alberto García Ramos / receptor

Eli Manning anunciará su retiro de la NFL este viernes, según reportaron medios estadounidenses. Luego de 16 años de trayectoria profesional, todos con los New York Giants, el Quarterback se despide como uno de los jugadores que marcaron los 2000s. ¿Es eso suficiente para anotarlo como futuro miembro del Salón de la Fama?

La situación que enfrenta el eterno gigante es distinta a la de su hermano mayor. Peyton Manning, el único QB en la historia en ganar un Super Bowl con dos equipos distintos, será inducido al Hall of Fame en su primer año de elegibilidad (2021) sin mucha deliberación.

Sin embargo, Eli será un sujeto de debate para los votantes del Salón de la Fama. A partir de 2025, año en que el menor de los Manning será elegible, la discusión se centrará en qué tomará más peso: los mejores o peores momentos de Eli en la NFL.

El caso a favor

Más allá de los números, dos temporadas son los principales argumentos para que Eli Manning pueda llegar a Canton, Ohio, a develar su busto de inmortal. Durante 2007 y 2011, el quarterback lideró a los Giants a victorias en el Super Bowl XLII y XLVI, y Manning fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) en ambos partidos.

Sólo hay cinco jugadores en la historia de la NFL en tener múltiples premios de MVP de Super Bowl. Tres ya están en el Salón de la Fama: Joe Montana (tres veces MVP), Bart Starr y Terry Bradshaw (ambos con un par). Los otros dos: Tom Brady, quien con cuatro MVPs (entre una incalculable lista de récords) será Salón de la Fama indiscutible, y, sí, Eli Manning. Vaya selecto grupo.

Apenas en su cuarto año en la liga, Manning fue fundamental para que New York se impusiera a los invictos Pats en el Super Bowl XLII.

Pero no hay por qué centrarse sólo en los dos Super Domingos. El camino que los Giants siguieron, liderados por Eli, para capturar ambos anillos es tal vez más impresionante.

Primeramente, en 2007 se convirtieron apenas en el segundo equipo en aquél entonces en capturar el Super Bowl luego de jugar sus tres partidos de playoff como visitantes. Los neoyorquinos tuvieron un viaje no tan hostil a Tampa Bay en la Ronda de Comodines, ya que los Buccaneers terminaron con marca de 9-7, y los Giants ganaron 24-14. Sin embargo, en sus tres siguientes semanas se impusieron frente a altos favoritos para coronarse campeones:

  • Ronda Divisional: 21-17 sobre los Dallas Cowboys (récord de 13-3) en el Texas Stadium
  • Campeonato NFC: 23-20 sobre los Green Bay Packers (13-3) en Lambeau Field
  • Super Bowl XLII: 17-14 sobre los New England Patriots (16-0)

En ese 2007, los rivales que los Gigantes superaron en playoffs tuvieron un porcentaje combinado de victorias de .796 durante la temporada regular (los Bucs, Cowboys, Packers y Pats juntaron 51 victorias contra 13 derrotas), el más alto que un campeón ha enfrentado desde ese año.

En las últimas 11 temporadas, sólo otro ganador de Super Bowl ha tenido que superar un camino tan adverso en postemporada. ¿Quiénes?Nuevamente los New York Giants de Eli Manning.

En 2011, ya no tuvieron que viajar en tres ocasiones, pero la calidad de los rivales no bajó en su búsqueda del Trofeo Lombardi, ya que sus cuatro adversarios en playoffs una vez más se combinaron para 51 victorias en temporada regular:

  • Ronda de Comodín: 24-2 sobre los Atlanta Falcons (10-6) en casa.
  • Ronda Divisional: 37-20 sobre los Green Bay Packers (15-1) en Lambeau Field.
  • Campeonato NFC: 20-17 sobre los San Francisco 49ers (13-3) en Candlestick Park.
  • Super Bowl XLVI: 21-17 sobre los New England Patriots (13-3).

Desde el acomodo de los equipos de la NFL en cuatro divisiones por cada conferencia en 2002, sólo una escuadra ha tenido que enfrentar un camino en postemporada más complicado rumbo al campeonato, los Patriotas de 2004, quienes enfrentaron a rivales con un porcentaje combinado de victorias de .833:

Ganadores de Super Bowl y el % de ganados de sus rivales en playoffs desde 2002
Año Campeón %G Rivales Playoffs Rival en Super Bowl Rival Campeonato Conf. Rival Ronda Div. Rival Comodín
2018 New England Patriots 0.770 Rams (13-3) Chiefs (12-4) Chargers (12-4) ——
2017 Philadelphia Eagles 0.750 Patriots (13-3) Vikings (13-3) Falcons (10-6) ——
2016 New England Patriots 0.645 Falcons (11-5) Steelers (11-5) Texans (9-7) ——
2015 Denver Broncos 0.770 Panthers (15-1) Patriots (12-4) Steelers (10-6) ——
2014 New England Patriots 0.687 Seahawks (12-4) Colts (11-5) Ravens (10-6) ——
2013 Seattle Seahawks 0.750 Broncos (13-3) 49ers (12-4) Saints (11-5) ——
2012 Baltimore Ravens 0.742 49ers (11-4-1) Patriots (12-4) Broncos (13-3) Colts (11-5)
2011 New York Giants 0.796 Patriots (13-3) 49ers (13-3) Packers (15-1) Falcons (10-6)
2010 Green Bay Packers 0.718 Steelers (12-4) Bears (11-5) Falcons (13-3) Eagles (10-6)
2009 New Orleans Saints 0.750 Colts (14-2) Vikings (12-4) Cardinals (10-6) ——
2008 Pittsburgh Steelers 0.583 Cardinals (9-7) Ravens (11-5) Chargers (8-8) ——
2007 New York Giants 0.796 Patriots (16-0) Packers (13-3) Cowboys (13-3) Buccaneers (9-7)
2006 Indianapolis Colts 0.734 Bears (13-3) Patriots (12-4) Ravens (13-3) Chiefs (9-7)
2005 Pittsburgh Steelers 0.796 Seahawks (13-3) Broncos (13-3) Colts (14-2) Bengals (11-5)
2004 New England Patriots 0.833 Eagles (13-3) Steelers (15-1) Colts (12-4) ——
2003 New England Patriots 0.729 Panthers (11-5) Colts (12-4) Titans (12-4) ——
2002 Tampa Bay Buccaneers 0.687 Raiders (11-5) Eagles (12-4) 49ers (10-6) ——

De los últimos 17 campeones de Super Bowl, los Patriotas de 2004, los Gigantes de 2007 y 2011 y los Steelers de 2005 han enfrentado la mayor exigencia en playoffs basada en los récords de sus oponentes durante la temporada regular.

En esas dos postemporadas en las que los Gigantes alcanzaron la gloria máxima (8 partidos), Manning se combinó para lanzar 2,073 yardas, completando el 63.1% de sus pases, además de 15 touchdowns y sólo dos intercepciones, evidentemente todas victorias.

¿Pero son suficientes dos exitosos playoffs para que un QB, la posición más importante del deporte, sea un miembro del Salón de la Fama?

El desempeño de Eli en camino a sus dos campeonatos es posiblemente su argumento más fuerte, pero otra de sus estadísticas también destaca, y está relacionada a su durabilidad: desde convertirse en titular durante la segunda mitad de su temporada de novato y hasta 2017, Manning fue titular en 210 partidos consecutivos (222 si se añaden playoffs), la tercera mejor racha en la historia de la NFL, sólo superado por Brett Favre (297) y Phillip Rivers (224).

Bajo presión y necesitando una remontada, Manning también es uno de los mejores en la historia de la NFL: sus 37 series exitosas en el cuarto cuarto/tiempo extra para ganar el partido (game-winning drives) lo colocan en la posición #10 de todos los tiempos.

Otros números que redondean el currículum de Eli para poder ser un Salón de la Fama:

  • Séptimo en yardas por pase en la historia (57,023)
  • Séptimo en pases de touchdown en la historia (366)
  • Séptimo en pases completos en la historia (4,895)
  • Sexto en intentos de pase en la historia (8,119)

El caso en contra

Así como Eli Manning tuvo la habilidad de ser eficiente a la hora de remontar y durante los playoffs, también tiene elementos que dañan severamente su legado.

El primero, más importante, y posiblemente el que lo margine de Canton, es su récord como QB titular: 117 ganados, 117 perdidos. La definición textual de mediocridad, un porcentaje de ganados de .500.

Sólo dos de los 26 Quarterbacks de la era moderna del Salón de la Fama (después de 1950) ostentan un récord perdedor, y dos más están sumamente cerca de la marca de 0.500:

De ingresar al Salón de la Fama, Manning se convertiría en el primer QB inducido en terminar con la misma cantidad de ganados y perdidos, y sería el mariscal con el tercer peor porcentaje de victorias.

En números brutos, las 117 derrotas que sufrió como QB titular son más que cualquiera de los 26 QBs en el Salón de la Fama. Los únicos que superan el centenar de derrotas y fueron inmortalizados son Brett Favre (112), Frank Tarkenton (109) y Moon.

Pero su récord no es lo único que puede dejarlo fuera. Durante su carrera, Eli Manning terminó hasta arriba en la lista de intercepciones en tres temporadas distintas: 2007, 2010 y 2013. De los 26 mariscales de campo inmortalizados en el HOF, sólo tres han liderado la liga en intercepciones en tres o más temporadas: George Blanda (4 temporadas), Brett Favre (3) y Joe Namath (3); el resto, 88% del total, nunca lo hicieron más de dos ocasiones.

Un argumento cualitativo que puede ser decisivo para muchos jugadores: ¿durante cuánto tiempo fue considerado el mejor o uno de los mejores de su posición? Eli no tiene muchas credenciales para ser considerado élite de los 2000.

Durante su carrera, Eli vio a figuras como su hermano Peyton o Tom Brady adueñarse de las etiquetas de «élite».

Durante sus 16 años de carrera, Manning nunca fue el líder en una temporada en yardas, pases de touchdown, porcentaje de pases completos o rating, las cuatro estadísticas más importantes para un mariscal.

En la misma tónica, Eli nunca fue seleccionado All-Pro de la liga, ni en primer ni segundo equipo, ni tampoco fue galardonado como MVP de una temporada, ni como Jugador Ofensivo del Año. Lo único que queda para presumir son sus 4 llamados al Pro Bowl.

¿Es Eli Manning un futuro miembro del Salón de la Fama? Su primera oportunidad empieza en 2025, año en que se convierte en elegible. Algunos contemporáneos de Eli que parecen tener un camino más directo son Tom Brady, Drew Brees, Aaron Rodgers y Ben Roethlisberger, por lo que ellos irán ocupando los puestos en Canton antes de un Manning que inspira al debate.

El tiempo, y los votantes del Salón, decidirán si Eli es merecedor de su saco dorado y el busto bronce, lo cual oficializa a los jugadores como inmortales. Entre tanto, es justo voltear a ver la jugada más importante en la carrera de Manning, que al mismo tiempo es, posiblemente, una de las más trascendentales de la historia de la NFL:

Anuncios

Deja un comentario