liga-mayor-2020Liga Mayor

Sobre la Liga Mayor y los estudiantes

La realidad social en México hace casi imposible que todos los jugadores de fútbol americano sean estudiantes universitarios. Negarlo es un dogmatismo. Aceptarlo ayudará al progreso.

Alberto García Castillo / receptor
Foto: Auténticos Tigres UANL

Renace la discusión sobre el nivel académico de los jugadores de football en México. Hay varias aristas sobre el tema, no es tan fácil ponerlo en blanco y negro porque tiene muchos matices grises. 

El mundo ideal de la Liga Mayor: los jugadores son estudiantes de la Universidad que representan. La realidad: muy difícil de cumplir, ni las universidades que ofrecen becas lo logran. Hay ejemplos de jugadores que tenían nulo avance académico y seguían jugando (obviamente no daremos nombres para no afectar ni señalar).

Esta situación reventó en los 2000 en la UDLAP y estuvo a punto de desaparecer el programa de los Aztecas. Ahora, durante los últimos 13 meses, sacude a los Borregos Toluca, quienes despidieron a su HC sin justificación y dejaron libres a playmakers, hoy ya por lo menos cinco que se fueron a ONEFA.

Esos Borregos toluqueños fueron bicampeones, y con un ex jugador de Pumas a quien finalmente no le cumplieron en lo académico. Y otro que jugó CUATRO años y para el quinto lo dieron de baja por incumplimiento académico. Muchos casos donde se hacen de la vista gorda.

En ONEFA está peor la situación porque no hay becas, y sí mucha simulación y demencia. Pero ¿un joven debe ser estudiante para jugar en una Liga Estudiantil? Hay los dogmáticos que dicen “por supuesto” y otros que recurren al México Real y hay muchos casos de estos últimos

Sería incalculable la lista de jugadores estrellas que han participado en ONEFA sin avance académico a nivel superior y muchos ni medio superior. Aquí entra la tesis de un legendario coach que justificaba que es mejor tener a un joven en el deporte que en las calles.

En la realidad mexicana, no sólo en el fútbol americano sino a nivel NACIÓN, no es fácil llegar a estudiar una carrera universitaria. Muchos factores influyen: sociales, económicos, familiares. Pero un joven atleta debe ser capaz de poder jugar y aprender los valores que enseña este bello deporte.

Decimos, Dios no es tan generoso para dar habilidades físicas e intelectuales y claro que hay excepciones, pero ni en EEUU pueden cerrar esa pinza. Allá van por los contratos millonarios y para los grandes prospectos de las universidades no es prioritario lo académico, sino lo atlético. 

En Mexico no hay profesionalismo pero existe la posibilidad de vivir con gran dignidad la juventud, defendiendo los colores de un equipo y al mismo tiempo aprendiendo los valores de este hermoso deporte. 

¿Quiénes opinan? Muchos que no jugaron, que no saben que el football es una forma de vida más allá, incluso, de lo académico. En lo equipos becados hay playmakers que no ejercerán su profesión universitaria. En la ONEFA lo mismo. ¿Qué queremos? Jóvenes disciplinados, genios, exitosos, buenas personas. Quítense de dogmatismos, y disfrutemos a nuestros jóvenes 

Para acabar: ya dejen de estar jeringando, porque los que no jugaron, son los primeros en argumentar idioteces. Vengan chavos, hagan el esfuerzo de salir genios en la escuela, pero si no se puede, dennos la oportunidad de ver sus habilidades en el terreno de juego, eso sí, siempre a máxima.

Deja un comentario