Wow: la NFL está loca

  • Pero eso no es necesariamente malo. Al contrario, la locura, la competitividad, lo impredecible, es lo que lo convierte en el producto deportivo más redituable de todo el mundo. 

¿Es exageración decir que la NFL está viviendo uno de los mejores momentos de su historia? Posiblemente, pero es ingenuo pensar que este nivel de espectáculo se da anualmente.

Es que es eso, un espectáculo.

Hace un mes vimos a los Kansas City Chiefs anotar 51 puntos y perder, sólo porque los Los Ángeles Rams tuvieron la osadía de anotar 54, todo esto sin necesitar prórroga.

Parecía el punto de inflexión hacia una NFL sumamente ofensiva, una NFL que se roba el playbook del College Football y se lo apropia para convertir a la liga profesional en un tiroteo casi a muerte (obviamente, el nivel colegial respondió con un marcador estúpidamente increíble de 74-72 entre LSU y Texas A&M para recordarnos quién está a la vanguardia).

Entonces las defensivas levantaron la mano, y nos recordaron que en el máximo nivel del deporte los mejores atletas no sólo están en el ataque, sino también en la defensa.

Hace un par de semanas, vimos a los Dallas Cowboys someter a la ofensiva de Drew Brees y los New Orleans Saints, limitándolos a 10 puntos. Sólo 13 de la ofensiva de la estrella solitaria fueron suficientes para sorprender al mundo en Jueves por la Noche. 

Luego, en el más reciente Domingo por la Noche, los Chicago Bears asfixiaron y terminaron por ahogar a los lanudos de Los Ángeles. Esos mismos que le anotaron 54 a Kansas, apenas y pudieron marcar 6 unidades en el Soldier Field. La victoria de los Osos fue de 15-6, pero anunciaron que sí, el músculo todavía puede dominar a estas ofensivas históricas.

Pero la victoria de los monstruos de la ciudad de los vientos fue apenas la segunda o tal vez la tercera más impresionante de la semana 14 del torneo.

El Milagro en Miami habla por sí solo: 


Siete segundos, abajo por cinco, 69 yardas de distancia para el touchdown. Sí, es un milagro. Pero honestamente, ¿qué hacía Rob Gronkowski de safety para los Pats? Sí claro, por si hay un Ave María, él pueda interceptarlo. ¿Pero de 69 yardas? 

Al final Kenyan Drake aprovechó que si bien, Gronk es uno de los mejores alas cerradas en la historia del deporte, no es el tipo más ágil, y se lo llevó hasta las diagonales para consumar el milagro y mantener viva la temporada de los Dolphins. 

¿Pero qué tal los Dallas Cowboys? Recibiendo a las Águilas de Filadelfia, el campeón defensor, el liderato de la NFC Este en juego. Y un partido de 6-0 al medio tiempo.

Por supuesto, como en la NFL lo único que está seguro es NADA, se anotaron 40 puntos en la segunda mitad, y tres touchdowns en los últimos cuatro minutos del cuarto cuarto. Los Cowboys dominaron por completo a Philly, pero igual se necesitó prórroga para desempatar el 23-23.

La ofensiva de Dak Prescott respondió con una serie de 8 minutos (cual fútbol de 1970), y terminaron el encuentro en un pase desviado que terminó por ser el tercer touchdown de Amari Cooper. 

Echémosle un vistazo al pobre Rasul Douglas, el profundo que desvío el pase sólo para que Cooper caminara directo al touchdown: 

Todo Filadelfia comparte el sentimiento. 

¿Podemos hablar de Patrick Mahomes haciendo cosas que los coaches tienen prácticamente prohibido para los QBs, pero el mariscal de campo de Kansas City produce primeros y diez haciendo estas cosas?

Qué tal el pase rolado hacia su lado derecho, cruzando el balón hacia el centro del campo y llevándolo 40 yardas en el aire: 

O esto: 

Ese es un Quarterback de la NFL lanzando y completando un pase sin ver a su receptor como si se tratara de un tochito en el patio de la primaria. 

AHORA EN CÁMARA LENTA

Al final, la mejor defensiva en puntos de la NFL hizo sufrir a Kansas pero no los hizo sucumbir. Los Chiefs se quedaron con la victoria 27-24 sobre los Baltimore Ravens, pero al mismo tiempo que los Jefes se vieron mortales, como que los pueden hacer sufrir, Mahomes se ve cada vez más increíble.

No podemos terminar de recapitular la semana 14 de la NFL sin hablar de Pittsburgh. Porque le dieron a Jon Gruden su mejor momento desde que regresó a las andadas del coacheo. 

Por supuesto porque el pateador, al intentar el gol de campo para empatar el partido, se resbaló: 

En los últimos quince años, sólo una temporada ha terminado con tres equipos promediando arriba de 30 puntos anotados por partido (2011). Actualmente, Kansas lidera la liga (36.2), seguidos de New Orleans (34.4) y Los Ángeles Rams (32.7). 

Al mismo tiempo, las cuatro mejores defensivas de la liga (Baltimore, Dallas, Chicago y Tennessee) están enfiladas a los playoffs, y todas embaladas porque han demostrado en la temporada que pueden frenar a los ataques más atractivos de la NFL. Dice el dicho que las defensivas ganan campeonatos. 

 La NFL está tan loca que un lunes por la noche se anotan 105 puntos, y sólo tres semanas después, en el mismo horario, los Vikings y Seahawks no anotaron su primer touchdown hasta que faltaban 2:54 en el cuarto cuarto.

Vienen las últimas tres semanas de temporada regular de 2018. Vamos por más locura.

Anuncios

Deja un comentario