¿Quién es Kyler Murray, QB ganador del Heisman en 2018?

  • Kyler Murray es el ganador del Trofeo Heisman en 2018, galardón al jugador más espectacular del College Football. ¿Quién es este QB de los Oklahoma Sooners que tiene a su equipo en las semifinales nacionales, y posiblemente nunca juegue en la NFL?

 

Alberto García Ramos

Kyler Murray, quarterback de los Oklahoma Sooners, fue nombrado el ganador del Trofeo Heisman para la temporada 2018, distintivo entregado al jugador más sobresaliente del fútbol americano universitario de los Estados Unidos.

Por segunda vez en la historia del trofeo, una misma universidad presume dos ganadores en años consecutivos. Matt Leinart y Reggie Bush lo ganaron para USC en 2004 y 2005, respectivamente. Ahora, Oklahoma lo captura de la mano de sus dos más recientes QBs titulares: Baker Mayfield en 2017 y Murray en este 2018. 

¿Pero quién es Kyler Murray?

Oriundo de Bedford, Texas, Murray se convirtió en una sensación absoluta desde la preparatoria. Llevó a su escuela, Allen High School, a tres campeonatos estatales consecutivos. A pesar de que Texas presume tener el más alto nivel competitivo de fútbol preparatoriano, Allen High dominó por completo.

Murray no sólo era una joya en el emparrillado, también era laureado en el diamante. Como shortstop y segunda base de su escuela, el atleta de dos disciplinas estaba entre los favoritos para el Draft de las Ligas Mayores de Béisbol en 2015, pero Murray declinó tomar esa oportunidad. 

El joven tejano terminó con récord de 42 ganados y 0 perdidos en sus tres años como mariscal titular. Un prospecto de cinco estrellas, fue clasificado como el #1 entre los Quarterbacks móviles a nivel nacional. El lugar que escogió para iniciar su carrera universitaria: Texas A&M.

Fue entonces que se le conoció como el heredero del mismísimo Johnny Football. El ganador del Trofeo Heisman en 2012, Johnny Manziel ya estaba en la NFL cuando Murray llegó a los Texas A&M Aggies, pero eso no significó que Manziel no aprobara la elección de equipo del sensacional joven mariscal: 

«Bienvenido a la familia», le dijo Manziel en mayo del 2014, cuando todavía le faltaba un año de preparatoria a Murray, pero ya había anunciado sus intenciones de ir a Texas A&M.

Las cosas no funcionaron para Murray con los Aggies. En su año de novato en 2015 lanzó más intercepciones (7) que pases de touchdown (5), apenas completando el 59.5% de sus envíos. Durante la temporada, Murray compartió la titularidad con Kyle Allen, y al final de ese año, ambos QBs decidieron dejar el programa de Texas A&M, Allen emigrando a Houston y Murray escogiendo a la Universidad de Oklahoma.

Murray con Texas A&M dejó ver su talento, pero prefirió continuar en otro lado.

Fue entonces que el recluta #1 del nivel preparatoria en 2015 tuvo que dejar de jugar un año para poder transferirse a Oklahoma. En 2016 se integró a los Sooners pero no vió acción, mientras tanto aprendiendo detrás de un tal Baker Mayfield. Al mismo tiempo, Murray seguía impulsando su doble carrera deportiva, y se integró al equipo de béisbol de los Sooners. 

En 2017, con Murray como sustituto, Mayfield lideró al equipo a su segunda aparición en Playoffs bajo su tutela, capturó el Trofeo Heisman y llevó a Oklahoma a un récord de 12-2 antes de ser seleccionado por los Cleveland Browns como el #1 en el Draft de la NFL, dejando la vacante de QB de los Sooners.

Luego de tres años sin acción relevante, uno de los prospectos colegiales con más expectativa por fin llegaba a la titularidad en 2018. Excepto que, en junio de este año, los Athletics de Oakland de la MLB decidieron tomar a Murray con su selección de primera ronda, y le ofrecieron un contrato que le aseguraba 5 millones de dólares garantizados sólo por firmar el contrato.

Murray no se resistió a la oferta, pero logró negociar con el gerente general de los A’s para que no lo separaran del ovoide: se reportaría al campo de entrenamiento de primavera de 2019, pero lo dejarían jugar su último año de fútbol americano con Oklahoma. Los A’s accedieron con la condición de que se enfocará exclusivamente en béisbol.

Murray ya está afianzado con los A’s de la MLB.

El todavía QB no había demostrado de lo que era capaz en el emparrillado cuando ya estaba asegurado su profesionalismo en la pelota caliente. Aún así, luego de la temporada del college football, por fin quedó claro por qué el alguna vez heredero de Johnny Manziel y el sucesor de Baker Mayfield tenía tantas expectativas sobre su espalda.

Durante la temporada regular, el favorito a llevarse el prestigiado galardón fue por mucho tiempo Tua Tagovailoa, QB del Alabama Crimson Tide, y Murray siempre parecía ser el segundo en la carrera por el galardón del Heisman.

Los números de Tagovailoa fueron impresionantes: 66.7% de sus pases completos, 3,353 yardas aéreas, 33 touchdowns por sólo 4 intercepciones y otros 5 acarreos de anotación. Tua además rompió la marca del Rating de QB en una temporada, impuesta por Baker Mayfield el año pasado. Tagovailoa la dejó en 202.3 puntos

Murray y Tagovailoa fueron dos de los tres finalistas a llevarse el trofeo. El tercero fue el QB de Ohio State, Dwayne Haskins, quien por su propia cuenta, también presumía números sumamente envidiables. En una universidad (y una conferencia) no tan conocida por sus prolíficos números aéreos, Haskins completó el 70.2% de sus pases, lanzó para 4,580 yardas, 47 anotaciones y sólo 8 intercepciones, además de 4 carreras de touchdown. 

Murray los superó a ambos para llevarse con relativa facilidad el distintivo al jugador más espectacular de la temporada 2018 del College Football. El QB de Oklahoma terminó con 4,053 yardas aéreas completando el 70.9% de sus pases, otras 892 yardas terrestres, 40 touchdowns por aire, 11 por carrera y sólo 7 intercepciones. A pesar de que Tagovailoa impuso una nueva marca del Rating de QB en una temporada, Murray superó esa cifra, y llevó el récord hasta un puntaje de 205.7, el mejor en toda la historia. 

El ganador del Heisman tiene increíble velocidad desde la posición de QB.

En promedio, Murray totalizó 380 yardas, casi 4 touchdowns y 0.5 intercepciones por partido. Sus números inclusive fueron mejores que los de Mayfield en 2017. 

El récord de Oklahoma no fue perfecto como el de Alabama. Los Sooners terminaron con récord de 12-1, con esa única derrota viniendo contra los Texas Longhorns. Sin embargo, lograron reponerla en el campeonato de la Conferencia Big 12, y vencieron a Texas 39-27 para asegurar su lugar como el cuarto sembrado en las semifinales nacionales

Ahora, como #4 de la nación, Oklahoma se medirá frente al Crimson Tide, #1, en las semifinales nacionales del College Football Playoff. Los Sooners tienen como ventaja al mejor jugador de toda la nación, un jugador sumamente explosivo desde la posición de QB que, a pesar que sus esperanzas de brillar han sido enormes desde 2014, apenas este año logró demostrar su calibre, pero lo hizo sin dejar dudas. 

Fácil, así lo hace ver Murray.

Jugadores prospectos de cinco estrellas saliendo de la prepa son jugadores de altísimo nivel. El camino del joven tejano no fue el convencional, teniendo que dejar su primera universidad, pasando dos años en la banca, y siendo seleccionado en el Draft de otro deporte. Al final, en su último año de elegibilidad, Kyler Murray cumplió con las expectativas.

¿Lo increíble? Puede que Murray capture el Heisman, el campeonato nacional, y nunca juegue un down como QB en la NFL, ya que, por lo mientras, su carrera profesional se centrará en el béisbol de la bahía californiana. 

Anuncios

Deja un comentario