Linces UVM vence 38-30 a Leones Anáhuac en playoff adelantado; mantienen vivas sus esperanzas de postemporada

  • Cumplió con las expecativas. Linces de la UVM y los Leones Anáhuac eran dos equipos obligados a ganar, porque el perdedor se eliminaba de contención de playoffs. Cuatro cambios en la delantera fueron la expresión de esa necesidad, pero al final, los Linces preservaron la victoria 38-30, en el primer partido de la Jornada 7 de la Liga Mayor de ONEFA.

Alberto García Ramos
Foto: Fernanda Mayén 

Los Linces de la Universidad Del Valle de México vinieron de atrás para anotar una importantísima victoria en sus aspiraciones de playoffs, luego de vencer 38-30 a los Leones Anáhuac Norte, en acciones de la Jornada 7 de la Liga Mayor de ONEFA, desde el estadio José Ortega Martínez.

El encuentro era un auténtico playoff para ambos equipos, ya que la UVM llegaba con récord de 3-3 mientras que los Leones se presentaban con 2-3. Una cuarta derrota para cualquier escuadra los eliminaba de contención de postemporada de manera directa.

El encuentro fue brutalmente disputado, con cuatro cambios de delantera en el marcador. Fue la UVM la que empezó de manera furiosa y se subió rápidamente 14-0 en el primer cuarto, gracias a una anotación de 3 yardas del QB novato Johan López (16) y otro pase de López a su receptor favorito, Héctor Rodríguez (10), en conexión de 33 yardas.

Fue en la primera jugada del segundo cuarto que la Anáhuac se puso en el marcador y de manera espectacular. El Quarterback Francisco Galán (18) conectó con Giustino Silvestro (89) en un pase pantalla, y la impecable ejecución de los bloqueadores le dejó el camino de 66 yardas limpio a Silvestro para que el ala abierta se metiera hasta las diagonales. La tribuna de los Leones explotó en júbilo por primera vez en el encuentro, pero ahí no se detuvo el cambio de momentum.

Tres jugadas después, José Rico (24) robó un envío de López profundo en territorio rival. La intercepción del profundo puso a la Anáhuac en la yarda 27 para anotar, y aunque no culminaron en las diagonales, sí consiguieron puntos, gracias a un gol de campo de 21 yardas de Diego Carsolio (32) que los acercó 14-10.

Luego de un tres y fuera de la ofensiva del Head Coach Rodrigo Pérez, la Universidad Anáhuac continuó con su implacable segundo cuarto de la mano de su rotación impresionante de corredores. Dos acarreos que produjeron 27 yardas cortesía de Bruno Yáñez (25) precedieron el primer cambio de voltereta de la noche: un touchdown de 21 yardas de Jean Carlo Torres (23) que subió a los Leones 16-14.

Primero, los Linces anotaron 14 sin contestación. Después, la Anáhuac respondió con 16 a su cuenta. Sí, esa fue la historia todo el encuentro.

Todavía en acciones del segundo cuarto, la UVM por fin detuvo el embate de la Anáhuac y se pusieron en el marcador para recuperar la delantera. El punto extra malo en el último touchdown de Leones permitió que un gol de campo de 40 yardas de Jonathan Vásquez (19) le otorgara la ventaja mínima a Linces, 17-16, hacia el descanso del medio tiempo.

Los locales fueron beneficiarios de muchos castigos de los Leones, y series completas de puntos de la UVM fueron sustentadas por los errores del rival.

En el drive del 14-0 para Linces, 45 yardas vinieron cortesía de la Anáhuac: un foul personal, un agarrando de la barra, y un castigo a la banca. Y en la del 17-16 hacia el final del segundo cuarto, otras 45 yardas vinieron por castigos de los Leones. Pero bien dicen que el fútbol es de oportunidades y los Linces las estaban aprovechando.

El primer cuarto fue para los de Naucalpan. El segundo fue para los de Huixquilucan. En el complemento del encuentro, el orden de esta tendencia se invirtió.

Fueron los Leones Anáhuac que salieron feroces de la intermisión. En su primera serie del tercer cuarto, un acarreo de touchdown de 68 yardas de Torres fue denegado por un holding, a lo que los Leones respondieron con un pase de 55 yardas de Galán a Edgar Rincón (19) para reafirmar sus ganas de anotar. La tercera vuelta voltereta en el marcador, 23-17 para Leones.

Los equipos intercambiaron un par de despejes por bando, pero fue el último el que electrizó la tribuna visitante. Salvador Cabrera (6) rompió par de tacleadas para recorrer 66 yardas en el regreso de despeje y ampliar la ventaja de la Anáhuac. Un pañuelo ensució la jugada pero al final se levantó el castigo, y la explosiva jugada de Cabrera se quedó.

Otra tendencia: jugadas grandes. Los Leones Anáhuac tienen material humano que les permite anotar rápido y anotar desde lejos. No es la velocidad, es el gran tamaño de jugadores como Cabrera, Torres, y Silvestro los que generan esas anotaciones de 66, 55 y 66 yardas, respectivamente.

Fue después de ese 30-17 en favor de la Anáhuac que, aún en acciones del tercer cuarto, se sentía como una serie obligada de puntos para los Linces. Y pelearon hasta cuarta y gol para conseguirlo.

Un hilo de 11 jugadas y 59 yardas recorridas llegaron hasta cuarta oportunidad y una yarda por anotar. Fue ahí donde, con el paquete jumbo que incluyó a 3 linieros defensivos como bloqueadores, Mauricio Gómez (27) se metió a las diagonales.

La anotación fue un respiro de tranquilidad a lo que parecía ser una eminente victoria dominante de la Anáhuac. Pero si algo hizo la anotación de Gómez, fue inyectar de emoción a la banca del Valle de México.

En los momentos que inició el cuarto cuarto, los rojigrises forzaron un tres y fuera para devolverle de manera inmediata el balón al novato López. Con el momento anímico del encuentro, obvio, porque se cambió de cuarto, todavía no se acababa la pirotecnia.

Parece que no hay juego en que López conecte con Héctor Rodríguez en una jugada larguísima. La recepción del velocista fue de 55 yardas, y metió hasta la yarda 1 a su equipo. Gustavo Maldonado, capitán de la escuadra, capitalizó la serie con un touchdown por tierra, y darle a los aficionados su cuarta voltereta del día. Eventualmente, ésta fue la definitoria.

¿La respuesta de la Anáhuac? Otro tres y fuera, pero es que los frontales Alejandro Parada (2) e Iván Gleason (91) capturaron a Galán detrás de la línea para poner una larguísima 3era y 16 que los melenudos ya no pudieron convertir.

Con 4 minutos para finalizar el encuentro, el trabajo por esquema caería en los hombros de Gustavo Maldonado (7). El veterano corredor (que terminó con 23 acarreos en el encuentro) sería el encargado de machacar el campo y consumir segundos valiosos del cronómetro. El problema fue que la explosividad de su novato QB siempre es una eventualidad.

Una carrera de 55 yardas de Johan López metió a los naucalpeses hasta la 22 de la Anáhuac, y en primera y gol desde la seis, Gómez puso su marca por segunda ocasión en el encuentro. La extensión 38-30 de la ventaja para la UVM aún no era definitoria.

Con 1:42 en el reloj, Víctor López (3) hizo su primera aparición como Quarterback de los Leones. ¿La misión? El empate, que estaba a 64 yardas de distancia, con sólo un tiempo fuera.

López completó cuatro pases de manera consecutiva para meterse hasta la 35 de la UVM. El reloj ya estaba dentro de los 20 segundos, y la presión terminó por hundir a los Leones. Un mal centro sobrepasó a López y el balón estuvo libre hasta que los Linces se proclamaron con la bola, la posesión, y a últimas, la victoria.

La expectativa se cumplió: fue un playoff adelantado. Dos equipos desesperados por ganar y mantener vivas sus esperanzas por estar en la fiesta de la postemporada; ninguno se negaba a quedarse atrás y los regresos fueron la historia. Fuimos de 14-0 a 16-14 a 17-16 a 30-17 a 38-30. Cuando el contrario parecía separarse de más, de manera furiosa las ofensivas, defensivas y equipos especiales contribuían al regreso. Al final, fue la escuadra del Coach Goofy Pérez la que perseveró.

Los Linces mantienen vivas, aunque muy tenues, sus esperanzas de llegar a la postemporada. Sentados con récord de 4-3, necesitan vencer a Águilas Blancas en dos semanas, y esperar una serie de combinaciones a su favor. En viernes en la noche, López, Maldonado, Rodríguez y la escuadra lince decidió hacer su parte: ganar.

Los Leones Anáhuac caen a 2-4 y están fuera de contención, a menos que un caos suceda en las últimas tres semanas. Los sorpresivos semifinalistas en 2017 podrán pensar que tomaron “un paso atrás”, pero este equipo está construido con calidad. Raro en el fútbol actual, el tamaño abunda en las posiciones de corredor, receptores y profundos. Juegos muy físicos los que propinan los Leones, si no pregúntenle a Linces.

Un partido parejo, emocionante, cardiaco, que se decidió en la última serie. Qué mas se puede pedir en luces de viernes por la noche. Y eso que es apenas el primer partido de la Jornada 7.

Anuncios

Deja un comentario