Auténticos Tigres gana 13-10 gracias a su defensiva, rompe el invicto de los Pumas CU

  • Los Auténticos Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León se metieron al Estadio Olímpico Universitario para vencer de manera sorpresiva 13-10 a los Pumas de Ciudad Universitaria gracias a una actuación memorable de su defensiva, en acciones de la Jornada 7 de la Liga Mayor de ONEFA. 

Alberto García Ramos
Fotos: Ernesto García

Están de regreso. Aunque realmente nunca se fueron.

Antes de comenzar con el recuento de lo que fue un baño de sudor y sangre, regresemos el tiempo 28 días, cuando el 22 de septiembre, los Burros Blancos aplastaron 31-10 a los Auténticos Tigres.

La gente así los calificó: “la peor versión de Auténticos en años”.

Ahora sí, regresemos al 20 de octubre. Esa supuesta peor versión de los regiomontanos se metió a casa de los antes invictos Pumas CU, y se robaron la victoria 13-10 gracias a una memorable exhibición de su defensiva.

Y sí, hurtaron la victoria, con base en robos de balón sobre la ofensiva rival. Los 13 puntos de los Auténticos Tigres fueron consecuencia de 2 fumbles y una intercepción, y todos en series consecutivas.

Fue una verdadera batalla de pesos pesados. Esa es la esencia de estos equipos: el tamaño. Ambas líneas ofensivas son aplanadoras. Ambos esquemas de ataque se basan en la rotación de sus corredores, y ambas defensivas poseen frontales listos para solventar problemas de mínimo 100 kilogramos cada uno.

De los 23 puntos anotados entre los dos equipos, 16 vinieron resultado de robos de las defensivas. En la primera serie ofensiva del encuentro, los Tigres fueron los que perdieron la posesión. Ya metidos en la yarda 37 de los Pumas, Víctor Cruz (17) pitcheó la bola pero terminó en el suelo. La defensiva de los del pedregal se abalanzó sobre el ovoide e iniciaron con excelente posición.

Una serie de doce jugadas sucedió el fumble, y diez de esa docena fueron carreras. Víctor Hernández (44), Sebastián Villagrán (6) y Marco Cisneros (27) son el monstruo de tres cabezas que encabeza este juego terrestre, además del elusivo QB Daniel de Juambelz (18), pero hoy no pudo agraciar ese papel monstruoso. En el segundo pase de la serie, de Juambelz fue capturado por Javier Montes (98), por lo que Pumas se conformó con un gol de campo bueno, que Diego Reyes (26) convirtió desde 48 yardas atrás.

Después de anotar en los primeros cinco minutos del encuentro, no volvió a moverse el marcador hasta que faltaban 7 segundos para el descanso. En esos 25 minutos de juego que quedaron en medio: defensiva, clap-clap-clap, defensiva, clap-clap-clap.

Consecuente al gol de campo de Reyes, hubo ocho despejes entre ambas escuadras y un gol de campo malo del mismo Reyes, pero esto fue resultado de un par de defensivas sofocantes. El cuarteto de corredores de los San Nicolás de los Garza conformado por Abraham Sosa (22), Marcelo González (28), Erick de Hoyos (10) y Brandon Calzoncit (32) tampoco estaban teniendo esa facilidad para correr y castigar al rival.

Pumas-CU-autenticos-tigres-onefa-2018-20-octubre.jpeg
Ni una yarda iba a venir fácil. Las trincheras hoy hicieron honor a su nombre: zonas de guerra.

Sí, fue ese tipo de partido.

Ese tipo de partido en el que cada yarda se pelea con toda la fuerza que se tenga. Ese tipo en el que los castigadores no son los corredores, de ningún bando. Los que propinan el dolor son figuras como Mario Cañas (94), Francisco Espinoza (98), Brandon Pérez (50), Diego Pareyón (31) del lado de los unamitas, y por los regiomontanos, personajes defensivos como Javier Montes (98), Víctor Sánchez (41) y Enrique Zepeda (54) eran los quebrantadores de las esperanzas de producción ofensiva rival.

Sin embargo, ya con menos de 4 minutos en el segundo cuarto vino la serie que extendió la ventaja hasta ese momento de los Pumas CU. Daniel De Juambelz comandó un hilo de 10 jugadas que sobrevivió gracias a dos conversiones claves en tercera oportunidad.

Primero, en 3era y 15 desde medio campo, conectó en el centro del terreno con el veterano Oscar de la Concha (16) para meterse hasta la zona roja, y después, enfrentando 3era y 10 en la 19, de Juambelz encontró a Germán Malanche (7) que parecía que se enfilaba al touchdown si no es por una tacleada en la yarda 1.

Dos jugadas después, el mismo quarterback la metió desde una yarda afuera, superando el auténtico scrum de rugby que se formó en la entrada a las diagonales. Los Pumas tomaron la ventaja 10-0 hacia el descanso del medio tiempo.

Regresando de la intermisión, sólo tres jugadas habían transcurrido de la primera serie ofensiva de los actuales campeones reinantes cuando Daniel García (19) interceptó de manera increíble un pase de Daniel de Juambelz, inyectando vida inmediata a los norteños y la posesión ofensiva en la yarda 37 para anotar. Tres jugadas después, un gol de campo de 44 yardas de Jorge Reyna fue bueno para que los Auténticos rompieran el 0.

autenticos-tigres-2018-onefa.jpeg
García (19) celebró su intercepción con José Arriaga (1), el primero de tres robos de balón de Auténticos.

Y en la siguiente jugada, la defensiva volvió a poner su marca y hacer sentir su impacto. Un tremendo tacleo pandilla sobre Víctor Hernández forzó el balón suelto y Javier Montes lo recuperó para otra vez, de manera inmediata, poner a los Auténticos Tigres en inmejorable terreno para arrancar la serie, en la 30 de Pumas.

Ocho jugadas les tomó, pero Abraham Sosa logró cruzar las diagonales en acarreo de 3 yardas siguiendo los bloqueos del paquete jumbo que preparó el Head Coach de la UANL, Toño Zamora. El empate 10-10 duraría poco, pero no porque los Pumas responderían.

Tres de tres. De tres series ofensivas, tres series que la defensa de los Tigres provocó un robo de balón. Enrique Zepeda contactó duramente a Marco Cisneros para forzar el fumble, y Daniel García tomó posesión del mismo dejando a su ataque excelentemente parado, profundo en terreno de la UNAM.

Y no, no son errores. Son aciertos, jugadas extraordinarias de la defensiva.

En un encuentro que se está dejando todo en las trincheras, donde el juego aéreo no puede prevalecer, dónde el reloj avanza muy rápido, son las defensivas las que hacen este tipo de jugadas para mover el curso de la marea. Los Auténticos posiblemente no hubieran anotado en todo el encuentro si no es por su defensiva. Empezar series ofensivas en la yarda 37, 30 y 30 del rival es un regalo del coordinador defensivo al ofensivo.

Nueve jugadas después del fumble de Cisneros, Jorge Reyna se quedó con su segundo gol de campo del día, para, en menos de 8 minutos, darle la vuelta al marcador y poner el que a la postre fue el definitivo 13-10 en la pizarra.

Pero en ese momento nadie lo sabía. Para su siguiente serie ofensiva, Rafael Arenas ingresó como mariscal de campo para los Pumas, pero los pedregalinos se mantuvieron con su juego terrestre y fueron forzados a despejar. Otra vez, los equipos intercambiaron 5 despejes. Daniel García lució desde la posición de esquinero para Nuevo León, ya que, además de su intercepción y fumble recuperado, enfrentando 3era y 5 en el cuarto cuarto, desvió un pase de manera increíble que de ser completo posiblemente pudo ser una jugada larguísima.

autenticos-tigres-pumas-cu-onefa-liga-mayor.jpeg
Estos enfrentamientos nos recuerdan que los jugadores de fútbol americano son auténticos gladiadores.

Con 4:18 en el cuarto cuarto, Pumas decidió que esa sería la serie en la que se definiría el encuentro. Entró el tercer quarterback del día: Marco Durán (15), quien fuera titular dos años con los Linces de la UVM. De inmediato, Durán le inyectó sazón aéreo que sólo se vio en la serie de touchdown de los Pumas hacia el final del segundo cuarto.

Empezando desde su yarda 15, los campeones defensores ganaban con un touchdown y forzaban series extras con un gol de campo. Durán respondió a la confianza que le dio el Head Coach Otto Becerril y completó 5 pases de 7 intentos para 68 yardas. Sin embargo, uno de esos incompletos fue un malestar que sintió toda la tribuna del palomar. Durán quiso conectar con Marco Cisneros quien estaba sólo a la altura de la yarda 5, pero el corredor de tercer año quiso voltearse antes de asegurar el balón, y terminó quedándose con las manos vacías.

El partido se redujo a una jugada. Un gol de campo de 27 yardas de Diego Reyes, su tercer intento del día: metió uno de 48, y falló otro de 45 en el segundo cuarto. Éste era más accesible, 26 yardas de distancia. Era cuarta oportunidad y dos yardas, con la bola en la yarda 9 para anotar. Era la decisión lógica empatar, y decidir al ganador en la prórroga.

Por supuesto, la defensiva de Auténticos definió el encuentro. Los equipos especiales bloquearon la patada. Juan Daniel Lara (90) penetró al centro de la línea y puso su mano sobre el balón para que se saliera de su trayectoria y la patada del zurdo fuera mala, erigiendo a los norteños como victoriosos 13-10.

Para aquellos que sabían qué esperar, se les cumplió la expectativa: dos peleadores de la talla más prominente, dos equipos que su fórmula es correr, correr, correr, correr, cansar, doblegar, aniquilar. Dos equipos que sabían que a las defensivas de enfrente no les iba a pasar eso, doblegarse, y dos defensivas que entonces sabían que tenían que forzar la jugada grande.

La defensiva de Auténticos lo hizo. Los 13 puntos en el marcador de la Autónoma de Nuevo Léon no hubieran sido posibles sin los tres robos de balón en un plazo de 6 jugadas para empezar el tercer cuarto.

No fueron errores mentales, ni “conservadurismo”, ni supuesta tibieza de los staffs de coacheo. Fue jugar con lo que mejor sabes hacer, y jugar contra lo que esperas que te van a hacer. Ambos equipos sabían eso: pegar, y ser pegado. El que pegue más fuerte, saldrá victorioso. Y no, pegar más fuerte no significa jugársela en cuarta para anotar.

Cuestionado sobre su decisión de patear el gol de campo de 27 yardas en lugar de intentar convertir el cuarto down, el head coach Otto Becerril respondió: si hubiéramos fallado en anotar, me estarían preguntando por qué no fui por el gol de campo. Es mi trabajo tomar esas decisiones. Nuestra ofensiva estaba jugando mucho mejor en ese cuarto cuarto  y nuestra defensa jugó bien todo el juego, entonces irnos a series extras era una buena situación para nosotros. 

Exacto, porque así se toman las decisiones: por las situaciones en la que están. Pumas, con la revitalización que le brindó Marco Durán al ataque de CU, estaba mucho mejor parado en series extras, donde sólo hay que recorrer 25 yardas para anotar.

Tigres prefirió ahorrarse el embrollo y ganarlo en tiempo regular. Sí, esa supuesta peor versión de Tigres que algunos en septiembre ya declaraban inaceptable. Esa supuesta peor versión rompió la racha de Pumas de 13 partidos sin perder dentro de acciones de ONEFA, y les quitó el invicto en la presente temporada.

Hoy, regresan al segundo lugar de la tabla, momentáneamente recibiendo un partido de semifinal, y con sólo el enfrentamiento contra las Águilas UACH restante en su calendario.

Están de regreso, aunque un juego perdido realmente no signifique que se hayan ido.

Anuncios

One thought on “Auténticos Tigres gana 13-10 gracias a su defensiva, rompe el invicto de los Pumas CU”

  1. Se viene lo mejor de la temporada y que bien por los equipos politecnicos que estan de regreso y ver como quedan las semifinales, ya hacia falta el regreso del IPN con sus dos equipos ojala y se realicen en buenos estadios Tigres Pumas Burros Blancos y Aguilas Blancas

Deja un comentario