Peligra Ohio State quedarse sin HC

Urban Meyer, Head Coach de los Buckeyes de la Universidad de Ohio State, fue puesto en licencia administrativa luego de revelarse que Meyer tenía conocimiento de una acusación de violencia doméstica contra uno de los coaches de su Staff posiblemente desde 2015, por lo que presuntamente no reportar la situación podría costarle su trabajo al frente del equipo.

Alberto García Ramos
Foto: Sports Illustrated 

Bien dice el dicho que entre más grande es el pedestal, más fuerte es la caída.

Urban Meyer es uno de los entrenadores del College Football más laureados de los últimos 20 años. Es sólo uno de cuatro coaches en la historia del deporte en ganar campeonatos nacionales con universidades distintas (Florida en 2006 y 2008; Ohio State en 2014). Meyer fue el arquitecto de la escuadra de los Gators que capturó un par de campeonatos de la mano de Tim Tebow, y desde que llegó a Ohio State el equipo ostenta un récord de 73 ganados con sólo 8 derrotas, además de ese campeonato nacional y un par de campeonatos de la Conferencia B1G Ten.

Sin embargo, parece ser que Meyer no será el Coach en jefe de los Buckeyes para 2018 luego del reportaje publicado por el estadounidense Brett McMurphy. Dicho reportaje revela que gente cercana a Meyer, y el propio Head Coach, tenían conocimiento explícito de la violencia doméstica que estaba sufriendo Courtney Smith a manos de su ahora ex esposo y ex coach de receptores de los Buckeyes, Zach Smith, quien fue despedido de Ohio State el 23 de julio luego de ser arrestado por cargos de allanamiento criminal en un incidente relacionado con Courtney.

Estos cargos levantaron el humo en una acusación hecha en 2009 de Courtney sobre Zach, en la que el coach de receptores fue arrestado por una agresión física sobre su esposa cuando estaba embarazada, pero en aquél año no se levantaron cargos. En octubre de 2015, Zach Smith volvió a atacar físicamente a su ex esposa tomándola con ambas manos por el cuello y azotándola en la pared.

En los días de prensa de la Conferencia Big Ten hace unas semanas, Meyer declaró que de haber sabido de los eventos en 2015, hubiera despedido a Smith en ese entonces y no hace unos días. Sin embargo, en el reportaje de McMurphy, Courtney Smith revela que todas las esposas de los coaches del equipo sabían desde ese entonces, inclusive Shelley Meyers, esposa de Urban, era una de las personas que más cercana se comportó.

Mensajes de texto entre Courtney y Shelley revelan como la esposa del Head Coach prometió decirle a su pareja sobre la situación que Courtney estaba pasando: “Shelley dijo que debería decirle a Urban lo que está pasando; yo le dije que sí, que le dijera”, declaró Courtney Smith en una entrevista al portal Stadium.

También se encontraron mensajes de texto entre Courtney Smith y Lindsay Voltolini, ella siendo la esposa de Brian Voltolini, el director de operaciones de fútbol americano de los Ohio State Buckeyes, y mano derecha del Coach Meyer, ya que ha sido parte del Staff de coacheo de Urban los últimos 15 años, regresando hasta los días en los que dirigía a la Universidad de Bowling Green. Uno de los mensajes de Lindsay Voltolini lee: “Él [Urban] no sabe qué pensar”

Irónicamente, en los mismos días de prensa donde Meyer negó tener conocimiento sobre las situaciones alrededor de Zach Smith, también resaltó la importancia de las esposas para un coach de fútbol americano: “[Shelley] siempre ha sido una amiga y un alma gemela para mí. Siempre está en todo. Aunque cuando se trata de a quién darle el balón en tercer down también tiene una opinión, siempre podemos hablar de la gente. Tiene un espíritu genial, su corazón siempre está en el lugar correcto. Por supuesto que confío en ella”.

Al tratarse de una universidad pública, Ohio State se rige bajo los estatutos de la ley del Título IX, que establece:

“Discriminación basada en sexo pude incluir acoso sexual, violación, y agresión sexual. Una universidad o colegio que recibe fondos federales puede ser legalmente responsable cuando sabe acerca e ignora acusaciones de acoso sexual o agresión dentro de sus programas o actividades.”

La póliza sobre conducta sexual inapropiada en ls Universidad de Ohio State también pudo haber sido violada por Meyer:

Cualquiera que supervisé una facultad, staff, estudiantes o voluntarios es responsable de reportar incidentes de agresión sexual; éstos miembros de la comunidad universitaria tienen la obligación adicional de reportar todos los incidentes de conducta sexual inapropiada si llegan a recibir revelaciones de conductas sexuales inapropiadas o reciban información que llevaría a una persona a creer que una conducta inapropiada se ha llevado a cabo involucrando a alguien cubierto por esta póliza. Estos individuos deberán reportar el incidente hasta 5 días después de conocer la situación.”

Si Urban Meyer sabía sobre los problemas de violencia doméstica, podría haber faltado a su contrato y podría ser despedido con causa. El contrato dice que él debe “reportar al Coordinador deportivo del Título IX de Ohio State cualquier conocimiento de violación a la Póliza de Conducta Sexual de Ohio State (incluyendo pero no limitándose a acoso, agresión, explotación, violencia doméstica) que involucren a cualquier estudiante o miembro del staff.”

Siete horas después del reportaje de Brett McMurphy, Ohio State anunció en un comunicado que se puso a Urban Meyer en licencia administrativa: “En medio de la investigación, Urban Meyer será puesto en licencia administrativa con paga […] Estamos enfocados en nuestros jugadores y en obtener la verdad de la manera más expeditivamente posible.” Ryan Day será el Head Coach en cargo.

A 29 días del inicio de la temporada para los Ohio State Buckeyes, es muy poco probable que Meyer se quede al frente del equipo luego de acusaciones fuertes de cover-up. Como jefes de todo un programa, los coaches no tienen la obligación de investigar y decidir por su propia mano, pero ellos son los responsables de hacer que alguna información sospechosa pase a manos de sus superiores y posteriormente llegue a instancias en la que la policía pueda investigar; si desde 3 años atrás Meyer tiene conocimiento explícito de la situación, sin duda será un golpe durísimo que lo verá salir de Ohio State, y muy difícilmente conseguirá una nueva casa para ser Head Coach. Con 177 victorias, sólo 31 derrotas (un porcentaje de efectividad de .850), Meyer es el coach con la tercera mejor eficiencia en toda la historia del deporte colegial. La caída podría ser monumental.

Anuncios

Deja un comentario