Liga Mayor

Precipicio

Receptor. Quién dice que no se cae dos veces en el mismo bache, que los errores enseñan, que la soberbia es la peor consejera. Sigue la mata dando. El coach Frank González se impone nuevamente. El influyentismo del Rector del ITESM se lleva a la UDLA. Van directo al precipicio, y ahora si nadie podrá salvarlos.

Por Alberto García

Por segunda ocasión consecutiva, en menos de un año, Borregos Salvajes del Tec de Monterrey decide crear una nueva Liga Mayor, para competir bajos sus reglas, normas y decisiones.

Ahora, avalados por la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas, Conadeip. Ahora sí respaldada por sus autoridades académicas. Y con el influyentismo de su Rector General.

Fueron ciertas esas filtraciones del Congreso de Vallarta, fueron reales esas pláticas en inglés entre el coach Frank González y el coach Erik Fisher de la UDLA. «Hay que acelerar el proyecto de la Conadeip», habrían dicho.

Fueron verdaderas las palabras que dijo, pero no quiso decir Fisher, de que las Instituciones Públicas estaban frenando el desarrollo del fútbol americano nacional. Estaba haciendo política.

Es fehaciente la relación que hay entre el Rector General del ITESM, el Dr. Rafael Rangel Sostmann y el Rector de la UDLA, Dr. Luis Ernesto Derbez.

Los Aztecas no querían irse. Los obligaron. Los obliga Derbez. El año pasado, cuando Borregos emprendió el proyecto de la nueva Liga dijeron que sí, pero al final recularon. Saben que el nivel que trae su equipo es el de ONEFA, y además los reflectores son más numerosos allí.

Con los Borregos serán sparringsdommiespilmamas, de los del Tec.

Una decisión que afectará a fútbol americano de la UDLA. Decisión política, que no está pensada a profundidad, que no ve por el desarrollo del deporte en esa institución. Es una decisión de cuates, Derbez le dijo que sí a su ex compañero de Gabinete. ¿Y el futuro de los jugadores-estudiantes? A la basura. No importa. La coyuntura es lo que vale, ayudar al amigo, a costa del futuro incierto. Total, lo que sigue es desaparecer el fútbol americano en la UDLA, de por sí es muy costoso. Mejor.

La Universidad Regiomontana se está suicidando. No hay comentarios.

Se impuso la soberbia, la desinformación, el estatus.

Nunca perder, así vayan al precipicio.

Porque el panorama no es halagador. Al contrario, es caída precipitada y violenta.

En México la afición está en las Universidades Públicas, y no en todas, Águilas Blancas, Pumas, Tigres, son lo que traen arraigo en un país que apenas un 20 por ciento dice conocer el fútbol americano.

Ir solos, con Aztecas y Regiomontana, es apostarle al olvido, a la soledad, al desierto en las tribunas.

No son malos augurios. La realidad se impuso, se impone y se impondrá.

No es cosa mágica. Es de sentido común. Están cegado por la altivez.

Rondar el precipicio conlleva el riesgo de caer.

Esperemos que no. Pero son necios.

Deja un comentario