NCAA

Está Alabama y luego el resto del mundo: Jornada 1 College Football

Ya desde años atrás, el escenario del College Football es simple por su complejidad: Alabama es y se mantiene el favorito hasta que alguien demuestre lo contrario, mientras el resto de los equipos viven en caos. Muestra de ello: seis escuadras perdieron contra rivales de la División 1-AA. Resumen completo de las acciones sabatinas de la Jornada 1 de la NCAA.

Alberto García Ramos / receptor

Más de cincuenta partidos se jugaron solamente este sábado, el primero con cartelera completa en la temporada 2021 del College Football, y para prácticamente todos los equipos contendientes no llamados Alabama hay más dudas que respuestas tras esta Jornada 1.

Tras una temporada 2020 sumamente atípica, jugada en el peor momento de la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos, el presente torneo llegaba con mayor incertidumbre que la usual: equipos con aspiraciones de ser contendientes basadas en su desempeño del año anterior, un torneo incompleto; escuadras con rosters intactos gracias a la regla de la NCAA: la elegibilidad no contó para ningún atleta en 2020; la todavía presente emergencia sanitaria y la aplicación de protocolos que aún marginan ya sea a jugadores o coaches de poder participar en caso de ser contagiados con el coronavirus.

Pero por encima de todo el caos interno y externo, una cosa se mantuvo consistente en este deporte: Alabama y su dominio. Tras un campeonato nacional invictos en 2020, esta temporada arrancó de la misma manera.

El Crimson Tide (#1 del Top 25 de la AP) comenzó la búsqueda por su séptimo título bajo la comandancia del head coach Nick Saban. A pesar de que la escuadra se despidió de su QB, corredor, dos receptores y un tacle ofensivo sólo en la primera ronda del Draft de la NFL de la más reciente primavera, la dinastía de esta época (y posiblemente la mejor de todos los tiempos) no perdió nada de ritmo en la apertura de este 2021.

Liderados por Bryce Young, QB de segundo año, Alabama aplastó 44-13 a los Miami Hurricanes (#15) en el Mercedes Benz Stadium, casa de los Atlanta Falcons. Un pase de touchdown 94 yardas de Young al receptor Jameson Williams temprano en el tercer cuarto puso el partido 34-3, el acento a una exhibición demoledora (y cero sorpresiva) del Crimson Tide sobre los de la Florida.

Pocos escenarios son tan terroríficos como enfrentar a Alabama en su partido inaugural, y aunque los Hurricanes fueron la más reciente víctima, el verdadero miedo está en que el Crimson Tide ya se siente como una eventualidad. A prácticamente cinco meses del campeonato nacional, en el deporte todo puede pasar, pero entre ese todo está que, otra vez, Nick Saban esté alzando el trofeo del College Football Playoff.

En otro estadio de la NFL, dos de los favoritos a destronar a la gran dinastía dieron un partido tan defensivo que el único touchdown del encuentro lo generó la defensiva victoriosa. Los Georgia Bulldogs (#5) sofocaron casi hasta el asfixio a la ofensiva de los Clemson Tigers (#3), quienes comienzan la era post-Trevor Lawrence en la posición de QB. Los caninos vencieron 10-3 en el Bank Of America Stadium, casa de las Carolina Panthers, gracias a una intercepción del profundo Christopher Smith que se llevó 74 yardas hasta las diagonales en el segundo cuarto.

Clemson perdió dos partidos consecutivos por primera vez en una década, luego de caer contra Ohio State en las semifinales del College Football Playoff el año pasado. El head coach Dabo Swinney tiene en su nuevo QB DJ Uiagalelei un recluta clasificado 5 estrellas (el más alto nivel) cuando salió de la prepa, pero el problema ayer fue la línea ofensiva que jamás pudo contener a los siete frontales de los Bulldogs. Clemson aún podría ser campeón de la Conferencia ACC y pensar en playoffs, esto especialmente de que el favorito a destronarlo en la liga, North Carolina (#10), perdió el viernes, pero sobre todo, no lucieron bien.

En Georgia, la esperanza está puesta que justamente esa defensiva los pueda llevar a lo más alto. Ayer consolidaron su calidad con siete capturas sobre Uiagalelei y la intercepción del gane, pero además limitaron a los Tigers a dos yardas terrestres en todo el juego. El Head Coach Kirby Smart tiene 18 jugadores que salidos de la prepa eran considerados 5 estrellas (la mayor cantidad en toda la nación) y ese nivel de talento los tendrá peleando no sólo por el campeonato de la Conferencia SEC, sino por el nacional, pero sin pasar por alto al mentor de Smart, Nick Saban.

Hablando del SEC, uno de sus más orgullosos miembros no pudo poner en alto el nombre de la Conferencia en su visita a la costa oeste. En su lugar, el Rose Bowl fue testigo de lo que parece ser el renacimiento de uno de los coaches más importantes de principios de la década pasada.

Los UCLA Bruins, en su cuarta temporada con el Head Coach Chip Kelly, le pasaron por encima 38-27 a los LSU Tigers (#15) y con el famoso estilo SEC: correr la bola, machacar al rival, doblar a su defensiva. Los corredores californianos Zach Charbonnet y Brittain Brown se combinaron para 213 yardas y dos touchdowns, y la constante amenaza de este par permitió que el juego aéreo de UCLA explotara cuando necesario: el QB Dorian Thompson-Robinson lanzó 260 yardas y tres touchdowns en apenas 9 pases completos.

La jugada más llamativa del partido fue un pase incompleto: Max Johnson, QB de LSU e hijo del ganador de Super Bowl, Brad Johnson, tuvo que echarse el equipo al hombro con UCLA tomando ventaja importante en el tercer cuarto. La influencia del estilo de juego del astro del deporte Patrick Mahomes ya se siente, pero a veces eso es para mal, y como muestra, este pase casi inexplicable de Johnson que por fortuna no terminó en seis puntos más para los Bruins.  

Otro ángulo:

A pesar de la osadía, LSU no logra recuperarse en la época DJB (después de Joe Burrow) y desde esa temporada invicta de 2019 en la que capturaron el campeonato nacional, los Tigers han perdido más partidos de los que han ganado.

El College Football no es College Football sin sorpresas. La jornada sabatina no pudo haber traído mayor sorpresa para seis equipos que programaron partidos contra escuelas de la División 1-AA FCS, o en otras palabras, la división de abajo, y perdieron.  

Washington (#20) perdió 13-7 contra la Universidad de Montana, la primera vez desde 2016 que un equipo de la División FCS vence a uno clasificado en el Top 25 de la D1; Vanderbilt cayó 23-3 con East Tennessee State; Connecticut, 38-28 con Holy Cross; Colorado State, 42-23 con South Dakota State; UNLV, 35-33 con Eastern Washington; y Tulsa, 19-17 con UC Davis.

Para las universidades de la División 1, estas derrotas siempre son particularmente dolorosas no sólo porque la D1 tiene 85 jugadores becados al 100% y en la D1-AA el máximo son 65. Usualmente los arreglos en estos partidos involucran que la institución “grande” le pague a la “pequeña” como incentivo para jugar. Los pagos rondan entre los 500 mil y hasta 1 millón de dólares. Es decir, muchas de estas escuelas pagaron por perder. Ouch.

Tras apenas una semana, las seis victorias de equipos de la división abajeña sobre equipos de la más grande son ya la mayor cantidad desde 2018, cuando se registraron 7 de estos resultados; sin embargo, es notorio recalcar que todavía hacia la semana 3 e inclusive partidos en noviembre involucran estos cruces, por lo que el número podría seguir creciendo.

Y porque ya estamos hablando de la División 1AA, dos actuaciones individuales de jugadores de este nivel se metieron a los libros de la historia. Ryan Greenhagen, linebacker de la universidad de Fordham, registró 30 tacleadas en la derrota de su equipo frente a Nebraska, empatando un récord de la División 1. Y en encuentro entre la Universidad de Presbyterian y St Andrews (que terminó 84-43 en favor de Presbyterian), el QB Ren Hefley lanzó 10 pases de touchdown, récord en la división 1AA FCS.

Aprovechando que este fin de semana aún no hay NFL, todavía habrá partidos tanto domingo como lunes por la noche, pero el exceso de fútbol universitario siempre ocupará la cartelera sabatina. Como ayer, faltan 13 días similares. Arrancó la temporada de College Football.

RESULTADOS TOP 25 AP SEMANA 1

  • (1) Alabama 44-13 Miami (15)
  • (2) Oklahoma 40-35 Tulane
  • (3) Clemson 3-10 Georgia (5)
  • (4) Ohio State 45-31 Minnesota
  • (6) Texas A&M 41-10 Kent St
  • (7) Iowa State 16-10 Northern Iowa
  • (8) Cincinnati 49-14 Miami Ohio
  • (9) Notre Dame vs Florida State (Domingo por la noche)
  • (10) North Carolina 10-17 Virginia Tech
  • (11) Oregon 31-24 Fresno State
  • (12) Wisconsin 10-16 Penn State (19)
  • (13) Florida 35-14 Florida Atlantic
  • (15) USC 30-7 San José State
  • (16) LSU 27-38 UCLA
  • (17) Indiana 6-34 Iowa (18)
  • (20) Washington 7-13 Montana
  • (21) Texas 38-18 Louisiana (23)
  • (22) Coastal Carolina 52-14 The Citadel
  • (24) Utah 40-17 Weber State
  • (25) Arizona State 41-14 Southern Utah

Categorías:NCAA

Etiquetado como:,,

Deja un comentario