Liga Mayor

Ambigüedad amoral

En estos momentos, los mensajes tienen una mayor responsabilidad por parte del emisor. Más si provienen de la supuestamente liga de mayor importancia en el país. Soltar mensajes ambiguos provocan mayor confusión y la justificación para las actividades irresponsables que realizan en estos momentos diferentes organizaciones que hacen juegos presenciales.

Artículo de opinión / Alberto García Castillo

En medio de la peor pandemia registrada en los últimos cien años, la transmisión de mensajes dirigidos a una comunidad numerosa deben tener una carga de gran responsabilidad y ética de parte del emisor. La ONEFA al parecer, intenta jugar al político chino, o peor aún, al dirigente cuya ausencia de moral lo convierte en negligente casi criminal.

Actualmente en México han fallecido mas de 215 mil personas a causa del COVID-19. La comunidad del fútbol americano ha sido fuertemente afectada. Por ello, la postura clara y firme en la emisión de los mensajes es de vital importancia.

En su más reciente boletín informativo, Análisis de reactivación, la ONEFA no sólo confunde, sino que en lenguaje cantinflesco cae en una grave irresponsabilidad que abre la posibilidad de que muchos urgidos lo interpreten como el banderazo a reiniciar actividades en los campos.

La próxima semana se discutirá, en Comité Directivo, la no oposición de ONEFA al inicio de la reactivación física de los estudiantes jugadores, quedando entendido que dicho retorno a la actividad no comprende todavía preparativos propios del futbol americano.

En primer lugar una redacción aberrante, que seguramente redactó su área jurídica para intentar fijar una postura ambigua que pueda integrarse a las diferentes posiciones que hay actualmente en la liga.

Es evidente que ONEFA hoy tiene dos grupos encontrados, por un lado las instituciones públicas que están supeditadas a una gran cantidad de actores de poder para regresar a los campos de juego: Directivos, docentes, trabajadores, sindicatos, presupuestos, gobiernos y hasta Poderes de la Unión.

Y por otro lado, las Instituciones cuya actividad educativa es su modus vivendi y con el confinamiento sufren mermas en sus ganancias particulares. Más aún, cuando patrocinaron un estadio que no se ha abierto para la actividad deportiva.

Por ello, el enunciado de se discutirá «la no oposición de ONEFA al inicio de la reactivación física de los estudiantes jugadores«, no es más que un argumento disque legaloide para lavarse las manos, ante la evidente presión de algunos entrenadores a implantar el mensaje público de que es posible llevar una temporada corta en octubre e incluso plantear la idea de un torneo «con burbujas regionales» como le hicieron algunos deportes estadounidenses.

ONEFA queda muy mal parado con este tipo de comunicados:

-No hay una postura firme

-Denota ambigüedad

-Contribuye a la incertidumbre

-Pésima señal

Que tristeza que la liga que regula, coordina y administra un gran deporte cuya esencia es la batalla frente a frente, decida darle la vuelta a los problemas como el jugador que se esconde en la fila de ejercicio del golpeo para no pasar. Más bien parece que el autor de este comunicado, o nunca jugó, o jugó y nunca aprendió los valores del football.

Categories: Liga Mayor

Tagged as: ,

Deja un comentario