NCAA

El College Football Playoff se mantiene decepcionantemente predecible

En 2014, el sistema de semifinales del College Football Playoff se instauró para darle más oportunidad a más equipos de poder competir por el campeonato nacional de la NCAA. Siete años después, el Comité ha convertido este proceso en uno monótono y predecible, con los mismos equipos ocupando siempre los cuatro mejores lugares.

Andrea Adelson / ESPN.com

Bienvenidos una vez más al Alabama-Clemson College Football Playoff Invitational, donde apenas parece importar quién se ganó el «derecho» de enfrentarse a los dos claros favoritos para llegar al juego del campeonato nacional.

Este año, se trata del #3 Ohio State y el #4 Notre Dame. Los Irlandeses entraron al Playoff sobre el #5 Texas A&M gracias el comité llamó un “mejor cuerpo de trabajo”. Ohio State solo jugó seis juegos, pero el comité consideró que eso era suficiente porque ganó su campeonato de conferencia y tuvo dos victorias contra equipos del Top 25.

Podemos pelear sobre los currículums y sobre quién era más digno de enfrentar a No. 1 Crimson Tide y estar abajo por más de dos dígitos según las líneas de apuestas, pero no hay sorpresa en lo que hizo el comité. De hecho, las decisiones de los cuatro primeros fueron tan predecibles que hicieron que todo el proceso se volviera obsoleto y aburrido y tan lleno de una falta total de debate significativo que no hay razón para indignarse porque todos vimos la forma en que esto iba a desarrollarse.

Esto habla de un sistema que se estableció para favorecer a los equipos en las conferencias Power 5 (y Notre Dame, por supuesto) para mantener el poder y el dinero para sí mismos. Desde el principio, los mismos equipos en las conferencias Power 5 han dominado los cuatro primeros lugares. Eso, a su vez, ha diluido quién es realmente capaz de llegar a los playoffs. Clemson, Alabama, Ohio State, Notre Dame y Oklahoma se han combinado para tomar 22 de los 28 posibles lugares desde que comenzaron los playoffs en 2014.

Si Clemson y Alabama terminan enfrentándose en el campeonato nacional, sería la quinta ocasión que se miden en un partido de playoffs en los últimos seis años.

Qué tal esa falta de balance competitivo en un deporte con 130 equipos en la División 1-FBS.

Y, aunque Oklahoma no está en los playoffs este año, los Sooners, con sus dos derrotas, demostraron su categoría de Power 5 este domingo, cuando el comité los subió cuatro puestos hasta el No. 6 en la clasificación final porque acaban de ganar su sexto título del Big 12 de manera consecutiva. En el proceso, Oklahoma se adelantó al invicto Cincinnati, un equipo que debería haber merecido consideración, pero que en cambio se consideró que tenía un currículum insuficiente, como cualquier otro equipo invicto del Group of Five en la historia del BCS y los Playoffs.

El hecho de que el comité diga que «respeta» a los equipos invictos del Group of Five, equipos que está encargado de evaluar, huele a tanta hipocresía que uno sólo puede reír (o llorar si es Cincinnati o Coastal Carolina o incluso San José State).

No hay respeto y nunca ha existido. Mire cómo el comité trató al invicto UCF en 2017. Los Knights, el único equipo invicto ese año, terminaron en el puesto 12 en la clasificación final, detrás de cinco equipos con dos derrotas y un equipo con tres derrotas. No es de extrañar que se declararan campeones nacionales. No había forma en que la estructura de poder les permitiera probarlo legítimamente. Al año siguiente, después de temporada regular invicta, UCF ocupó el octavo lugar, ¡pero solo detrás de dos equipos con dos derrotas esa vez!

El ex director atlético de Boise State, Gene Bleymaier, vio que el mismo sistema recompensaba solo a los programas del Power 5 durante la era BCS. Una vez me dijo: «Si hubiéramos vencido a Nevada en [2010], habríamos tenido una oportunidad, y eso fue bajo el sistema BCS y esto fue después de haber ido al Congreso y poner un poco de presión sobre el sistema. Ahora, no hay oportunidad, en mi opinión, para un equipo del Group of Five. Pueden ir invictos todo lo que quieran, pero ese comité no los dejará entre los cuatro primeros. No veo que eso suceda, y creo que es una pena «.

Incluso en un año en el que una pandemia alteró significativamente los currículums, con solo dos opciones tibias entre Notre Dame y Texas A&M para el puesto número 4, el comité se negó a considerar a Cincinnati por sus méritos. En cambio, Cincinnati terminó en el octavo lugar y jugará contra Georgia en el Chick-Fil-A Peach Bowl, una situación sin salida porque, incluso si los Bearcats ganan, sus críticos afirmarán que a Georgia simplemente no le importaba lo suficiente este partido. Luego está la invicta Coastal Carolina, que terminó en el puesto 12 y fue anulada por un puesto en los Tazones New Year’s Six, los más importantes, en favor de equipos con múltiples derrotas: Iowa State, Georgia y Florida.

Aunque este año en particular parece especialmente atroz, nos hemos vuelto inmunes a esta falta de consideración ahora, y no puede ser bueno para la salud del deporte a largo plazo si la mitad de los equipos que lo juegan simplemente serán descalificados de los playoffs cada año antes de que comience la temporada.

El College Football Playoff también ha tenido un efecto negativo en el equilibrio competitivo entre conferencias. Equipos como Alabama, Clemson y Ohio State solo se fortalecen conforme más a menudo llegan a los playoffs, porque aumenta su perfil nacional y su capacidad para reclutar, lo que los convierte en perennes aspirantes al título nacional. (Esos tres terminaron entre los cinco mejores en la clasificación de reclutamiento en el National Signing Day la semana pasada). Entonces se convierte en una profecía autocumplida de que estos son los pesos pesados predecibles cuando llega una nueva temporada.

Debido a que se ha puesto tanto énfasis en llegar a los playoffs, todo el sistema de tazones alrededor de los playoffs se siente como si fuera un premio de consolación y no una recompensa por el valor de una temporada de trabajo duro y esfuerzo.

Si bien es cierto que el Playoff se estableció para tratar de crear más oportunidades para que los equipos compitan por un campeonato, expandiéndose de dos a cuatro equipos, se han reforzado y fortalecido las mismas reglas de siempre. Eso ha hecho que el proceso de selección de playoffs se sienta como si estuviera diseñado para apuntalar a los mismos equipos y conferencias. Las explicaciones semanales para justificar las clasificaciones solo alimentan el rencor que acompaña al trabajo que hace el comité cuando se reúne.

Debido a que se pone tanto énfasis en la solidez del calendario, el cuerpo de trabajo, las victorias contra equipos del Top 25 y (en mucho menor grado) los campeonatos de conferencia, se vuelve inalcanzable para una gran cantidad de equipos siquiera pensar en los cuatro primeros. La única forma en que una posible expansión soluciona los problemas es si hay lugares garantizados para cada campeón del Power 5 más el equipo del Group of Five mejor clasificado. Pero en años como éste, donde Oregon, no clasificado, derrota a USC, previamente invicto, ese formato también sería criticado.

Hemos visto este playoff de cuatro equipos en acción durante siete años, y nunca ha sido más predecible. Eso es una pena no solo para los equipos que merecen más consideración o inclusión, sino para el deporte en sí.

Deja un comentario