Para la generación 50

La generación 50 de las Águilas Blancas tiene la oportunidad de colocarse entre las mejores del guinda y blanco. Usar la motivación no sólo de la afición, sino de ese medio siglo de historia será fundamental para conquistar el campeonato. Columna de Roberto Ryder #receptorsomostodos

Roberto Ryder / #receptorsomostodos
Foto: Ernesto García #LaVisióndeNeto

Águilas, si hoy salen cargando 50 años de historia, no podrán volar y perderán el partido. Grave error sería asumir toda esa responsabilidad. Sin embargo, si piensan que mañana saldrán impulsados por 49 generaciones más el millar de aficionados acumulados durante medio siglo, no tengo duda que vencerán. 

La historia se recuerda desde la fortaleza, porque si se le recuerda desde la debilidad solo es lastre, edificio glorioso abandonado al que se le reverencia por mera costumbre sin razón. No obstante, esto no significa que deben olvidar su pasado sino más bien recordarlo desde la vitalidad del presente. 

Siempre recuerden que:

  • Son las Águilas Blancas del 69, las Águilas que entrenan en el Casco de Santo Tomás, corazón del IPN, cuna del football americano institucional y hogar de los originales Burros Blancos. 
  • Son las Águilas campeonas del 73 y las Águilas que se enfrentaron a los imbatibles Cóndores tricampeones de la UNAM quitándoles el  invicto en el Olímpico. 
  • Son las Águilas que fueron Poli Guinda sin dejar de ser Águilas Blancas.
  • Son las Águilas que sobrevivieron a los porros y las malas administraciones del IPN.
  • Son las Águilas que no supieron descender ante el TEC CCM y las que durante décadas le dieron forma a la selección del IPN. 
  • Son las Águilas errantes, las que durante más de una década hicieron suyo el Foro Sol, el Joaquín Amaro, el Corral de Plástico, el 3 de Marzo, el JOM, el Hidalgo y el J.J. Pichardo. 
  • Son las Águilas que fueron traicionadas desde Zacatenco, ya sea por “fallas estructurales” o por “falta de seguridad”. 
  • Son las Águilas que vieron ir y venir a Cheyennes, Pieles Rojas, Águilas Reales, Cóndores, Osos y Guerreros Aztecas.
  • Son las Águilas que no tenían comida ni calcomanías para sus cascos durante la administración de Yapur.
  • Son las Águilas que lucharon por su escudo cuando les pusieron un coach a modo para sacar al doctor. 
  • Son las Águilas 5 veces campeonas nacionales. 
  • Son las Águilas que dijeron “no” cuando se les ofreció fusionarse en un solo equipo, el actual de Zacatenco, porque conocían bien su historia.
  • Son las Águilas que, a pesar de que el IPN muchas veces les ha dado la espalda, nunca han abandonado su institución.
  • Son las Águilas de la “Chita” Cabrera y el Dr. Licea.
  • Son las Águilas que nunca supieron cómo desaparecer.

Y sin embargo, de todo eso ya nada importa, porque hoy son las Águilas de Enrique Zarate, son las Águilas del Místico, Cajiga, Emilio, Aldair, Yair, Israel, Alan, Ricardo, Meji, Daniel, etc.

No importa qué pase mañana, porque ustedes ya son leyendas para su afición. Así como se habla de Strevel se hablará de ti Emilio, así como se habla de Cupido se hablará de ti Israel y así como se habla de Atilano se hablará de ti Cajiga. De eso no tengan la menor duda.

Mañana no será nada fácil, pero cuando estén cansados, cuando estén lastimados, cuando comiencen a perder la esperanza, solo tienen que mirar atrás, siempre desde la fortaleza, y recordar que no cargan a 49 generaciones, sino que 49 generaciones los cargaran a ustedes en el momento más difícil del partido, y nosotros, sus aficionados, siempre estaremos detrás de ustedes.

¿El resultado del partido? No lo sé, pero algo si sé, y es que el domingo seguiremos siendo Águilas Blancas y estaremos orgullosos de ustedes, como siempre lo hemos estado. Les deseo como siempre lo mejor. No se rindan, yo creo en ustedes, nosotros creemos en ustedes, porque sabemos que un magnífico no es nada frente a setenta y menos cuando esos setenta serán coreados por una afición, un equipo y una institución llamada Águilas Blancas, que ya pasó la prueba más difícil de todas, la del tiempo.

Anuncios

One thought on “Para la generación 50”

  1. Increíble comentario,me sumo a él. Soy politécnico desde el 81 ví pasar como dicen estadios, anécdotas y vivencias. Mis tres almas Mater: de estudio,donde me dejaron jugar y el imss.
    La invitación de los porros en voca2 y mi afición por este deporte soy uno de los tantos gritos que se pierden en esa tribuna guinda y blanco.
    Seremos águilas blancas y jamás se perderá esa estigma. Familiar o aficionado.
    Huelum Gloria

Deja un comentario