Clemson domina 30-3 a Notre Dame que nunca tuvo respuesta en el Cotton Bowl

Clemson llegaba como un equipo impenetrable a la defensiva, y Notre Dame llegaba como una incógnita. Fue exactamente como jugaron ambos equipos en el Cotton Bowl, que vio a los Tigers demostrar su superioridad.

Alberto García Ramos

Los Clemson Tigers vencieron cómodamente 30-3 a los Notre Dame Fighting Irish en el Cotton Bowl, semifinal del College Football Playoff del fútbol americano de la NCAA jugada en el AT&T Stadium de Arlington, Texas.

Clemson llegó a la semifinal nacional como el sembrado #2 del Top 25 del Comité de Playoff, y dominaron a los Fighting Irish gracias a una férrea defensiva que ha sido la marca del equipo los últimos dos años, pero también una estelar actuación de su novato quarterback Trevor Lawrence.

Notre Dame llegó como el #3 de la clasificación, su primera aparición en el College Football Playoff que tiene una corta historia de cinco años. Tigers y Fighting Irish ambos llegaron invictos al Cotton Bowl.

Frente a poco más de 80,000 aficionados que abarrotaron el AT&T Stadium, el primer cuarto del partido fue muy defensivo ya que como Clemson, Notre Dame presumía de una unidad muy física y difícil de avanzarle.

A mediados del primer cuarto, Clelin Ferrell forzó un fumble sobre Ian Book, QB de los auriazules, y el mismo Ferrell recuperó la bola para entregarle posesión ofensiva a los Tigers en la yarda 47.

A pesar del campo corto, la defensiva de Notre Dame se cerró y forzó un intento de patada de 40 yardas que Clemson hizo buena, y así se abrió el marcador 3-0 en favor de los felinos.

Los Irlandeses Peleadores respondieron con un gol de campo para su propia cuenta, un intento de 28 yardas que Justin Yoon metió entre los dos postes. El marcador leía el empate 3-3 pasados los primeros quince minutos.

Sin embargo, ya metidos en acciones del segundo cuarto, empezó el show de Trevor Lawrence y Justyn Ross, ambos sensacionales novatos de la Universidad de Clemson.

Primero, Lawrence conectó con Ross en un bellísimo pase de touchdown de 52 yardas en el que Lawrence reconoció la cobertura personal, y Ross, con su gran tamaño, aprovechó su ventaja física sobre el esquinero para quedarse con la recepción y llegar al endzone. El punto extra fue bloqueado y el marcador se mantuvo 9-3, aunque Clemson no soltó la delantera por el resto de la noche.

La defensiva de Notre Dame seguía aferrándose a mantener a su equipo dentro del partido. A pesar de que en una misma serie se quedaran sin tres de sus defensivos titulares por lesiones, lograron forzar el intento de gol de campo de Clemson que resultó ser malo, y el marcador se mantuvo estático 9-3.

Sin embargo, fue justa una de esas tres lesiones las que resultaron catastróficas para los irish: Julian Love, Cornerback nombrado All-America como uno de los mejores de la nación, se perdió todo el segundo cuarto por una lesión en la cabeza. Regresó hasta la segunda mitad, pero el daño que hizo Clemson en su ausencia fue definitorio.

Luego de que la defensiva forzara el despeje de Notre Dame, Lawrence volvió a encontrar a Ross para otro touchdown larguísimo, éste de 42 yardas:

Trevor Lawrence demostró en el partido más importante de su corta carrera por qué es uno de los QBs con más expectativas saliendo de la preparatoria. Apenas en su año freshman en la universidad, el joven mariscal terminó con 13 completos de 15 intentos para 229 yardas y tres touchdowns en el segundo cuarto. 

La tercera de esas anotaciones vino en una serie que comenzó con 55 segundos en el reloj. Arriba 16-3, el Head Coach Dabo Swinney quiso aprovechar cada segundo que tenía disponible para acrecentar su ventaja. Lawrence respondió conectando con Tee Higgins que se llevó todas las palmas en las diagonales:

Fue así como de estar empatados 3-3 al final del primer cuarto, Clemson se fue con la ventaja 23-3 al medio tiempo. Y no sólo era accionar de Lawrence, la defensiva de los Tigers había limitado a Notre Dame a 141 yardas totales, apenas 9 primeros y diez, y 3 de 9 en intentos de convertir 3eras oportunidades.

El joven mariscal prodigio relajó su gran momento que estaba viviendo, pero la defensiva continuó con el mismo nivel regresando de la intermisión.

Los Fighting Irish se metieron hasta la yarda 26 de Clemson en su segunda serie del tercer cuarto. Justo cuando Notre Dame quería regresar al marcador, apareció Austin Bryant. El feroz ala defensiva consiguió capturar a Ian Book en jugadas consecutivas, y enfrentando 3era y 22, Nolan Turner interceptó un envío de Book para finiquitar la serie ofensiva.

Los Tigers respondieron con la daga. Tres jugadas después, Travis Etienne explotó para una carrera de 61 yardas en la que nadie si quiera pudo respirar cerca del corredor de segundo año:

30-3, así leyó el marcador final. Esa serie en la que Notre Dame llegó hasta la 26 de Clemson fue la última vez en el partido que cruzaron la yarda 50. Los substitutos entraron a la ofensiva y la defensiva de los Tigers durante todo el cuarto cuarto.

Al final, Trevor Lawrence terminó con 327 yardas completando el 69% de sus pases. Justyn Ross tuvo 6 recepciones para 148 yardas y sus dos touchdowns en el segundo cuarto. La defensiva de Clemson limitó a Notre Dame a 248 yardas totales, capturando a Ian Book en cinco ocasiones, forzando un fumble, una intercepción, y sólo tres puntos del Fighting Irish.

Esos tres puntos son la menor cantidad en la historia que Notre Dame ha anotado en un tazón.

Clemson está en busca de su segundo campeonato nacional en tres años, y desde que inició la era del College Football Playoff, es su tercera aparición en la Gran Final. Los Tigers, bajo la comandancia del coach Dabo Swinney, están consolidados como uno de los pesos pesados del College Football de esta década.

Alabama, #1, vs Clemson, #2, por el Campeonato Nacional del College Football Playoff, el lunes 7 de diciembre de 2019 a las 19:30 horas (del centro de México) desde el Levi’s Stadium de Santa Clara, California.

Anuncios

One thought on “Clemson domina 30-3 a Notre Dame que nunca tuvo respuesta en el Cotton Bowl”

Deja un comentario