A la mitad del camino #CollegeFootball

Tres equipos del Top 10 de la AP sucumbieron en la Semana 6 del College Football. Se empiezan a rezagar pretendientes de contendientes, y un par de pesos pesados históricos levantan la mano para que los vuelvan a tomar en serio. Hasta arriba: Alabama, Georgia, Ohio State y Clemson. De ahí, incertidumbre.

Alberto García Ramos

Semana 6 del #CollegeFootball

Llegamos a la mitad del camino en el máximo nivel universitario de fútbol americano en los Estados Unidos. Desde hace un par de semanas hasta ahora, no hay quién mueva a los primeros cuatro del Top 25 de la Prensa Asociada. Pero esa ha sido la historia en las primeras seis semanas de temporada regular: abajo de esos cuatro, es un auténtico free for all, todos contra todos.

En la sexta jornada, cayeron ocho de los mejores 25, y tres de esos pertenecían al Top 10. LSU, Oklahoma y Auburn se separan, momentáneamente, de la categoría de contendientes.

Momentáneamente porque esto es College Football y aunque hay once equipos sin victorias, la realidad es que muy posiblemente ninguno termine la temporada invicto y eventualmente se volverá a ordenar el Top 25, por lo que una derrota no es definitiva para las aspiraciones de campeonato de estos equipos. Desde la era del College Football Playoff (que empezó en 2014) sólo un equipo ha terminado con récord perfecto, los UCF Knights el año pasado.

LSU (5) tuvo la siempre difícil tarea de meterse al estadio conocido como The Swamp para medirse contra los Florida Gators, que de la mano de una férrea defensiva y un cuarto cuarto efectivo, sorprendieron y mandaron al desorden a la Conferencia SEC. Los Gators, de la mano de un pick-six en los últimos segundos, se alzaron victoriosos 27-19 sobre los Tigers, y de estar en el lugar 22, saltaron hasta el 14 para la siguiente semana. LSU pierde el invicto frente a Florida, y el premio de consolación es Georgia (#2 de la nación) el próximo sábado.

Auburn (8), también del SEC, vino de más a menos desde que empezó la temporada. Se mantenían entre los mejores 10 de la nación, pero sólo tienen una victoria en tres partidos dentro de su conferencia. La ofensiva se volvió inoperante y sólo convirtió tres goles de campo. Fueron los Mississippi State Bulldogs los que se alzaron 23-9 de la mano de su QB Nick Fitzgerald para sorprender al mundo. Mandaron a Auburn hasta el puesto 23 y regresaron a la contienda en el SEC West.

Más al sur de los Estados Unidos, para abrir la jornada 6, se jugó una de las rivalidades más intensas de la historia del deporte. El Red River Showdown, el Clásico entre Oklahoma y Texas no sólo tenía atractivo por su esencia, sino porque los Sooners llegaban como el #6 y los Longhorns como el #19.  Era la oportunidad perfecta para que Kyler Murray, QB de Oklahoma, se catapultara como favorito al Trofeo Heisman. Su actuación no defraudó, pero su defensiva nunca pudo detener a los Longhorns que les treparon 48 puntos.

Los Longhorns se subieron 45-24 para finalizar el tercer cuarto. Sam Ehlinger se robó el espectáculo. El QB de Texas lanzó para 312 yardas y dos touchdowns y añadió 3 anotaciones por la vía terrestre. Parecía que Texas ya daba el golpe de autoridad, pero Murray no estaba listo para sucumbir ante la derrota.

Touchdowns en tres series consecutivas en el cuarto cuarto, incluida una carrera de 67 yardas del propio Kyler, empataron el encuentro con menos de dos minutos. Murray terminó con 396 yardas totales y una quintena de anotaciones para su propia cuenta, pero el empate al final fue roto por los del estado fronterizo. Cam Dicker convirtió un gol de campo de cuarenta yardas para alzar a Texas 48-45 sobre Oklahoma en un clásico instantáneo, y anunciar lo que los de Austin han esperado por tanto tiempo: Texas is back.

Texas, uno de los programas más exitosos de la historia, lleva casi una década intentando salir de la mediocridad que azotó a los Head Coaches Mack Brown y Charlie Strong. Tom Herman fue nombrado el mandamás en 2017 y una victoria así de impresionante frente a Oklahoma (que ha sido dueño de la Conferencia Big 12 el último lustro) puede ser el escalón que regrese a los tejanos a los contendientes, no sólo de la conferencia, sino de la nación.

Pero no sólo es Texas, también Notre Dame, uno de los programas pioneros del deporte, que empieza  ahacer ruido de relevancia. Los Fighting Irish entraron a la jornada como el #6 de la nación y visitaron Blacksburg, Virginia para medirse contra el #24, los Virginia Tech Hokies. Bajo la comandancia del QB Ian Book (su tercera aparición como titular) concretaron su tercera victoria del año sobre equipos del Top 25 y con contundencia derrotaron 45-23 a los Hokies.

Los auriazules han estado en el top 10 de la AP en cinco de las seis semanas de la temporada, pero sin duda tienen el currículum más impresionante hasta el momento: victoria 24-17 contra el entonces #14 Michigan, después derrotaron 38-17 al entonces #7 Stanford, y ahora esta visita a Virginia Tech. Los Irish empezarán la segunda mitad de la temporada en la posición #5, y desde que empezó la era del Playoff, Notre Dame está más cerca que nunca de meterse a las semifinales.

Mes y medio, hasta arriba del ranking se mantienen los de siempre. Alabama (1) derrotó 65-31 a Arkansas, Georgia (2) 41-13 a Vanderbilt, Ohio State (3) 49-26 a Indiana y Clemson (4) 63-3 a Wake Forest. Pero Notre Dame (#5) y Texas (#9), dos pesos pesados históricos que recientemente han tenido dificultades para ponerse entre los contendientes, parecen estar levantando la mano.

Es una realidad que al final del año no habrá cuatro equipos invictos hasta arriba de la clasificación. Ni siquiera podría haber uno. Pero ya se fueron seis semanas de temporada regular, faltan otras seis, y la de campeonatos de conferencia. El caos ya se estableció, pero lo mejor está por venir.

Top 25 AP Semana 7

  1. Alabama (6-0)
  2. Georgia (6-0)
  3. Ohio State (6-0)
  4. Clemson (6-0)
  5. Notre Dame (6-0) 
  6. West Virginia (5-0)
  7. Washington (5-1)
  8. Penn State (4-1)
  9. Texas (5-1)
  10. UCF (5-0)
  11. Oklahoma (5-1)
  12. Michigan (5-1)
  13. LSU (5-1)
  14. Florida (5-1) 
  15. Wisconsin (4-1) 
  16. Miami (5-1)
  17. Oregon (4-1) 
  18. Kentucky (5-1)
  19. Colorado (5-0) 
  20. North Carolina State (5-0) 
  21. Auburn (4-2)
  22. Texas A&M (4-2) 
  23. South Florida (5-0) 
  24. Mississippi State (4-2) 
  25. Cincinnati (6-0)

En negritas están los equipos que subieron en el ranking, en cursivas los equipos que cayeron.

Las que no te puedes perder

Las jugadas más espectaculares de una jornada intensa:

  • Tyler Huntley encontró a Samson Nacua en pase de 57 yardas para poner la daga sobre el entonces #14 Stanford, eventual victoria 40-21 para los Utes: 

 

  • Kyler Murray no dejó de pelear para Oklahoma y empató el encuentro a 45 antes de perder por un gol de campo. Impresionante draw del QB que de nada y con base en su pura velocidad, se lleva 67 yardas la bola hasta las diagonales:

 

  • West Virginia… ¿once hombres atrás? Los Mountaineers eventualmente derrotaron 38-22 a Kansas, pero en esta jugada no querían que los Jayhakws consiguieran el primero y diez por la vía aérea. ¿Lo peor? Fue pase completo:

 

  • Iowa alineó a toda la línea ofensiva, un cerrado y un fullback afuera de las marcas del hash. Minnesota no supo esperar qué venía. Lo mejor fue un centro directo para el fullback que aportó a la victoria 48-31 de los Hawkeyes:

 

  • Florida State quería arruinarle la temporada a Miami. Este regreso de 74 yardas: velocidad pura de DJ Matthews. Lamentablemente, fue la última anotación del día de los Seminoles, que cayeron 28-27:

 

  • Ohio State se metió en problemas con Indiana pero Dwayne Haskins salió a tener una segunda mitad impecable. Este touchdown, en el único lugar donde Binjimen Victor pudo concretar la recepción de 30 yardas:

 

  • Keith Corbin recibió el primero de tres touchdowns de D’Eriq King. Un pie es suficiente en el college football para que sea touchdown, y de qué manera lo logra Corbin en la eventual victoria 41-16 de Houston sobre Tulsa:
Anuncios

Deja un comentario