Pensemos en el mensaje que mandamos

Llegó a nuestra redacción virtual la reflexión de una aficionada al fútbol americano de México, que con argumentos, desmenuza las torcidas intenciones de los directivos del torneo mundial universitario, quienes son responsables del engaño que sufren jugadores y aficionados a este deporte en México. Como receptor somos todos, lo publicamos íntegro.

Por Stefany, psicóloga social

Foto de archivo 2016, José Luis Gómez

En las últimas semanas hemos visto muchos comentarios acerca del mundial universitario de Futbol Americano en China y de nuestra selección nacional. ¿Por qué tanta expectativa? Son varios los factores. Una serie de errores de logística y por cierta falsedad en datos y referencias del equipo de los Estados Unidos. Desde la llegada ha dicho mundial, no se tramitaron las visas para ingresar a China en tiempo, lo que provocó que los jugadores quedaran varados en los Ángeles, perdieron vuelos de avión, tuvieron que pagar noches de hotel y comidas, no presupuestadas ¿Quién pagó por este error y cuánto ascendió? Nadie lo ha aclarado y tal vez no lo sabremos.

Llega el primer juego, después de una modificación de calendario, por el retraso mexicano, sólo para mostrarnos el nivel entre los equipos, en el que no existe paridad. Lo que hace que empiece los rumores de un mundial a modo. Un mundial en el que son dos equipos con un mejor nivel (México y Estados Unidos), y tres equipos que muestran estar en crecimiento, por momentos pudimos pensar en equipos de otra categoría (intermedia) y no del nivel de nuestra liga mayor.

Cuando por fin conocemos el roster del equipos de los Estados Unidos traducido por CONADEIPFBA, nuevamente sale a la luz una serie de irregularidades, en un inicio se nos dice que es un equipo que cuenta con prospectos de la NFL, lo que no es cierto. Se descubre que el equipo está conformado por jugadores de colegial, pero que tuvieron su última temporada en 2017, muchos no están activos, no podemos negar que tienen talento, pero cualquiera que haya jugado sabe que un año en inactividad tiene sus costos.

Como era de esperarse, algo recurrente en nuestro país, empieza la defensa de la selección y el ataque a los que se atreven a alzar la voz, de querer demeritar los buenos partidos y el esfuerzo de los jugadores, que son los menos culpables de la situación.

Todo lo antes mencionado nos debería llevar a reflexionar:

A) Los primeros en denostar el nivel del torneo son los mismos organizadores; sino por qué tratan de hacer ver al equipo estadunidense como superior.

B) Se busca ganar a como dé lugar, para legitimar una superioridad de la que se cacarea tanto, y no se ha podido demostrar en cabalidad.

C) Los verdaderos intereses deberían ser mejorar el Futbol Americano, que nos enseña a jugar en equipo, sobreponernos a la derrota, saber perder y sobre todo saber ganar, todo lo contrario a lo que vivimos en el torneo.

Para concluir; debemos revisar con mayor atención, que todos estos mensajes mostrados, deshonestidad, falsedad de información, utilizar datos a discreción y conveniencia; vienen de quienes deberían ser garantes de la verdad. ¿Estas prácticas serán recurrentes? ¿Lo mismo se hace en logros académicos que también cacarean? Nos pueden hacer dudar de sus resultados, al mentir y manipular la información con tal frivolidad. Reflexionemos, queremos formar o deformar a nuestros jóvenes Universitarios. Para los jugadores que no tienen nada que ver con estas prácticas mostradas, muchas felicidades por lo logrado.

Anuncios

One thought on “Pensemos en el mensaje que mandamos”

  1. Siempre que aparece un comunicado de “alguien” que supuestamente lo hizo llegar a la pseudo redacción de esta página, es una forma que tiene el grillo García de seguir tirando mierda a la conadeip y opacar el logro de su selección (que también incluye onefos), su forma de redactar de primaria lo delata o será su Jr que sigue sus pasos? Dicen eh? Dicen.

Deja un comentario