Magia en Minnesota

Alberto García Ramos

El Super Bowl se jugará en tres semanas, en el US Bank Stadium, casa de los Minnesota Vikings. Dicho equipo estuvo a 25 segundos de ser eliminado de los playoffs, pero una jugada histórica propagó la victoria vikinga, y les otorgó el boleto a Filadelfia para disputar la corona de la NFC. Luego de eliminar a los Santos, la misión de los Vikings es una: regresar a su casa en 3 semanas para disputar el Super Bowl.

Dicen que los jugadores de la NFL sueñan con llegar a jugar en enero y culminar su temporada el primer domingo de febrero, porque sólo los mejores logran entrar a la postemporada. Ganar semana a semana el privilegio de seguir con vida en la disputa del Trofeo Vince Lombardi, sí, sólo pocos.

Los Minnesota Vikings, con un auténtico final de locura, ensueño, de guión de Hollywood, siguen manteniendo esas esperanzas vivas, y quieren convertirse en el primer equipo en jugar el Super Bowl en su casa, luego de derrotar de manera histórica a los Santos de Nueva Orleans, 29-24, en la ronda Divisional de los playoffs de la NFL, y así, avanzar al juego del Campeonato de la Conferencia Nacional.

Fue una auténtica hazaña, ya que, en toda la frenética y longeva historia de la NFL, ningún partido de postemporada había terminado con la última jugada del encuentro siendo el touchdown del gane. Los Vikings ganaron cuando el tiempo se había acabado, con el reloj marcando doble ceros; bajo el argot del beisbol, un walk-off.

Pero antes de entrar a la jugada que ya está entre las mejores de la historia, es digno repasar el encuentro, que sin duda ha sido el más competitivo de estos playoffs en la temporada 2017-2018.

Drew Brees y los New Orleans Saints, luego de ganar en la ronda de Comodines, se metieron a Minnesota a intentar quebrar a la mejor defensiva de la NFL: la que menos puntos permitió, y la que menos yardas permitió. Durante la primera mitad, parecía que la tarea sería imposible.

Dos intercepciones de la defensiva vikinga sobre Brees marcaron la pauta de los primeros treinta minutos. El primer robo, cortesía de Andrew Sendejo, puso la mesa para que los locales se subieran 17-0 en el segundo cuarto, gracias a un touchdown de Latavius Murray. Jerick McKinnon anotó el primer touchdown del día, ambos por la vía terrestre.

Hacia el final del segundo cuarto, los Santos estaban buscando desesperadamente ponerse en la pizarra. Ya en la zona roja, vino la segunda intercepción, gracias a un desvío del balón de Everson Griffen, y Anthony Barr se robó el ovoide en el aire. Los Santos ya estaban a tiro de gol de campo, pero con el acierto de la defensiva, tuvieron que conformarse con el rotundo 0 en el descanso.

En su primera serie de la segunda mitad, el veterano QB por fin logró despertar su ataque, y con una serie de 12 jugadas y 80 yardas, se pusieron en el marcador, con la conexión con el sensacional receptor Mike Thomas, pase de 1 yarda en las diagonales.

En la primera jugada consecuente, el joven QB de Minnesota, Case Keenum, cometió su primer error de la tarde, que movió por completo las emociones del lado de Nueva Orleans: Marcus Williams interceptó un envío, y devolviéndolo hasta la 30 de Minnesota, los Santos estaban de regreso.

En seis jugadas los Saints recortaron el déficit a tres, el segundo touchdown de Brees a Thomas acercó a los visitantes 17-14 ya en acciones del cuarto cuarto.

Keenum, intentando refrendar el error, comandó a los Vikes a una serie de 7 jugadas y 44 yardas, culminando en un gol de campo de 49 yardas que fue bueno: se pusieron arriba 20-14.

La siguiente gran acción de los Santos vino en sus equipos especiales. Con 5:28 en el reloj, New Orleans tapó el despeje rival; la bola se quedó en la 40 de Minnesota, una posición de campo excelente para que viniera uno de los mejores QBs del milenio, Brees, a continuar con la remontada.

Sólo le tomó cuatro jugadas al veterano mariscal para, luego de estar abajo 17-0, poner arriba a su equipo 21-20. Un pase perfecto al novato Alvin Kamara, que logró una recepción fenomenal en las diagonales, y New Orleans, con 3 minutos en el cuarto cuarto, se fueron arriba.

Necesitando un gol de campo para ganar, Keenum y compañia respondieron. Ya en la 35 de New Orleans, se vieron forzados a intentar la patada, y de 53 yardas, Kai Forbath conectó dentro de los postes. Minnesota se puso arriba 23-21, pero dejándole 90 segundos a Brees, para él, una eternidad.

Desventaja de dos puntos, un gol de campo lo gana. Brees metió a los Santos hasta la 25 de los Vikingos. Con 25 segundos en el reloj, el gol de campo de Will Lutz, de 43 yardas, fue bueno.

Quedaba menos de medio minuto en el cronómetro. Drew Brees, el veteranazo, había logrado la tarea. La remontada; la más grande en playoffs en la historia de los Saints. Se metieron a casa del gigante, y la mejor defensiva no pudo mantener el colchón para asegurar la victoria. Los encabezados estaban listos para mandar a los Santos a Filadelfia.

Y entonces, sucedió la magia.

Con un tiempo fuera en la bolsa, Keenum tuvo el lujo de mandar pases al centro del campo. Encontrando a Jarius Wright en su yarda 39, quemaron ese tiempo muerto.

Siguiente jugada: Keenum, incompleto, buscaba a McKinnon.

¿El reloj? 10 segundos, tiempo para una jugada de unas 25 yardas, que el receptor se salga del campo, y esperar un gol de campo bueno para sacar el milagro.

La jugada siguiente ahora sí, fue la histórica. El plan era ese, que Stefon Diggs se saliera alrededor de la yarda 33, y que Forbath lo ganar con un último intento.

Keenum conectó con Diggs, quien se elevó una eternidad en el aire, atrapó el ovoide, y luego de un intento de tacleada sumamente atípico de Marcus Williams, Diggs logró romper el derribo, manteniendo el equilibrio cual gimnasta en la barra de equilibiro; no había un sólo obstaculo entre Diggs y las diagonales mas que 35 yardas de pasto verde y solitario.

El momento en el que Diggs se metió al touchdown, el reloj marcaba 0, el marcador 29-24, y el US Bank Stadium, pandemonium. Los últimos 120 segundos del encuentro vieron el liderato del encuentro cambiar tres veces. La primera cuestión fue que los Vikings le dejaron mucho tiempo a Brees. La segunda, que los Santos dejaron tiempo, o que pudieron conseguir otro primero y diez.

Pero luego vino último cambio de liderato, el definitivo, el milagroso, el mágico. Keenum a Diggs, touchdown de 61 yardas, el más largo de la carrera de Diggs, para mandar a los Vikings a Filadelfia.

Otro de los clichés dentro de la postemporada, no sólo en el fútbol americano sino en los deportes en general, es el los equipos destino. Teams of destiny, en inglés. Aquellos que no son las grandes dinastías, ni que poseen grandes estrellas en sus alineaciones, pero que semana a semana, encuentran maneras de ganar, y ya en los playoffs, este aparente éxito sin un gran referente, continúa.

Case Keenum era el único QB en la Ronda Divisional de los playoffs de la NFL que, antes de hoy, no había visto participación en postemporada. El 2017 (y ahora 2018) ha sido tan variado para Keenum, que él difícilmente estaba planeado como el QB titular: en Minnesota, Sam Bradford lo era, pero una lesión muy temprano en el año propagó a Keenum.

Drew Brees, a sus 39 años de edad, quería regresar al Super Domingo. La tarea no fue fácil, pero demostrando que ha sido uno de los QBs de élite desde el inicio del nuevo milenio, remontó a su equipo de 17 puntos abajo. Con 25 segundos, él dejo puesta la mesa.

Pero tanto Keenum, como Diggs, y el resto de los Minnesota Vikings, pueden ser un equipo del destino. El primer touchdown walk-off,anotación del gane con 0:00 en el reloj, mantiene vivas las esperanzas para que los Vikings se conviertan en el primer equipo en la historia en recibir el Super Bowl en casa. Primero, tendrán que viajar a Philadelphia la próxima semana por el Campeonato de la NFC contra las Eagles, pero en la Ronda Divisional, en Minnesota hubo magia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s