Jugadores clave definen victoria 20-16 de Águilas Blancas sobre Linces

Dos de sus jugadores más importantes, Emmanuel Cajiga y Ángel Gutiérrez, fueron fundamentales para que las Águilas Blancas escaparan del JOM con la victoria sobre los Linces, quienes otra vez se quedaron secos, víctimas de sus propios castigos. 

Alberto García Ramos
Fotos: Ernesto García / receptor

Las Águilas Blancas del IPN remontaron un déficit de nueve puntos al medio tiempo para vencer 20-16 a los Linces de la UVM y posicionarse como firmes candidatos a semifinales en acciones de la Jornada 4 de la Conferencia Jacinto Licea de la Liga Mayor de ONEFA. 

Por segunda semana consecutiva, los Linces dejan ir una ventaja de dos posesiones al medio tiempo y se van de su casa, el Estadio José Ortega Martínez, con la derrota a manos de un equipo del Politécnico, siendo los Burros Blancos los vencedores la semana pasada.

“Fue un partido muy difícil, como lo esperábamos. Tuvimos una primera mitad muy mala, jugué muy mal”, externó el Quarterback de las Águilas Blancas, Ángel Gutiérrez, luego de la remontada que lideró para los Volátiles. “Nos desconcentramos (pero) te motiva saber que este equipo está unido, que hacemos un gran trabajo cuando nos concentramos, y que los coaches se están enfocando en el aspecto mental.” 

A pesar de no brillar como pasador, Gutiérrez fue fundamental para el regreso de su equipo por la vía terrestre, así como lo fue el linebacker Emmanuel Cajiga (3), actual líder en tacleadas de la ONEFA. Ambas estrellas relucieron su brillo en los momentos más importantes para los politécnicos y significaron la victoria con su sello. 

Es una realidad que los primeros dos cuartos fueron completamente dominados por los felinos mexiquenses, por segundo viernes consecutivo. Lograron recorrer 253 yardas, de la mano del QB Johan López, por apenas 121 conseguidas por las Águilas.

López tuvo destacada actuación, pero no alcanzó para la victoria.

Lo más importante es que tenían la ventaja 16-7 en el descanso. Fueron los liderados por el Head Coach Rodrigo “Goofy” Pérez los que abrieron el marcador con un gol de campo de 50 yardas bueno de Miguel González (36) durante su primera serie de la noche.

La respuesta, sin embargo, de los Volátiles vino en la serie consecuente: un pase de touchdown de 24 yardas de Gutiérrez con Fabrizio Díaz (16) para coronar una serie de 8 jugadas y 84 yardas, donde la jugada clave fue una escapada de 38 yardas del QB, y aventajar 7-3 a la visita.

Hacia la recta final del primer periodo, López inició el ataque lince con un bombazo de 53 yardas a Héctor Rodríguez (10). Johan tuvo una actuación impecable en la primera mitad, terminando con 5 completos de 6 intentos para 127 yardas y un touchdown. Esa serie culminó cinco jugadas después con un acarreo de touchdown de 4 yardas de César Ríos (15) que significaba el 10-7 en los primeros segundos del segundo cuarto.

Hacia los últimos cinco minutos antes de la intermisión, Josué Mendoza (9) interceptó un pase de Gutiérrez para el primer robo del día. Dicho intercambio derivó en una serie de 8 jugadas, y la terminó un pase de touchdown de 22 yardas de López a Salvador Hernández (88) para el 16-7.

A pesar de un aparente dominio sobre los Volátiles, la UVM también lideraba un aspecto que terminó por hundirlos la semana pasada: castigos, acumulando cinco en esos primeros dos cuartos. La historia no cambió en la segunda mitad, y otra vez, los pañuelos amarillos jugaron un papel protagónico en la eventual derrota de Linces. 

Justamente en la primera serie regresando del descanso, López logró un touchdown de 20 yardas por tierra el cual fue anulado por un bloqueo por la espalda. Un gol de campo malo significó el marcador estático —y los Linces no volvieron a figurar en él. Además, totalizaron 12 castigos para 97 yardas otorgadas. Otra de las estrellas politécnicas también entra dentro de esto: César Pérez (2) no registró captura pero sí generó por lo menos tres llamados de holding de la línea ofensiva Lince.

Pérez (2) nunca pudo registrar el sack, pero su presión fue clave para irrumpir series de los Linces.

No fue hasta los primeros minutos del cuarto cuarto que las Águilas Blancas acortaron distancias. Ya en momentos apremiantes, Gutiérrez lució la velocidad que lo caracteriza y subió una optativa 39 yardas hasta las diagonales por el centro de la defensiva Lince para acercar 16-14 a su escuadra. 

En series seguidas, tanto Gutiérrez como Cajiga hicieron las jugadas que el equipo guinda y blanco necesitaba para robarse la victoria.

Con Linces enfrentando segunda y 18 desde propia yarda 17, el linebacker de tercer año registró una intercepción sobre Erick Niño (4), quien entró en relevo de López porque el QB titular perdió el casco en la jugada previa. Frente a un pasador frío y con poca experiencia, Cajiga capitalizó la oportunidad que a la postre significó la voltereta. 

Tres jugadas después de la intercepción, Ángel Corona (4) concretó un gol de campo de 37 yardas para subir por primera vez desde el primer cuarto a las Blancas, ahora por la mínima 17-16.

Cajiga, la defensiva, la tribuna y los Linces sabían que su intercepción sería uno de los momentos clave.

Linces comenzaba a resentir el reloj como un factor en contra. Con tres minutos para el final, empezaron una serie desde propia yarda 18, proyectándose como la serie definitiva. En lugar, terminaron por jugársela en cuarta y nueve, y un pase incompleto dejó a las Blancas a tiro de gol de campo.

Justamente vino Corona para su segundo bueno de la tarde, éste de 40 yardas, para hacer la diferencia de cuatro puntos, pero ya con 50 segundos para finalizar. Una vez más, la muralla guinda respondió, y en cuatro jugadas finiquitaron la victoria 20-16. 

“(Lograr la remontada) es algo muy significativo pero (Linces) no es un equipo que estará aspirando a playoffs, tenemos que trabajar mucho en eso, buscar y lograr jugar cuatro cuartos”, externó Cajiga, quien terminó con 7 tacleadas y la intercepción que puso el gol de campo de la remontada. El linebacker registra 32 derribos en lo que va de la campaña.

A pesar de que el #3 tuvo que salir del encuentro a mediados del cuarto cuarto, la defensiva del Head Coach Enrique Zárate recuperó la compostura durante todo el segundo medio, y limitaron a los Linces a 30 yardas totales en el complemento. 

“Un partido muy complicado pero sacamos el triunfo. Nosotros estamos para ganar los partidos porque la temporada es muy competitiva. Me quedo con las cosas buenas del último cuarto, sobre todo la actitud, los chavos se la creen y que remontamos el marcador”, complacido dijo Zárate respecto a dicha reacción en la segunda parte. 

Gutiérrez tiene presente que su movilidad terrestre fue fundamental para la victoria: “sabíamos que (Linces) es una defensiva muy dura, muy aguerrida. Al final logramos identificar sus puntos débiles que fueron contra la carrera y fueron los que nos dieron el resultado.” El QB de segundo año terminó con 127 yardas terrestres en 14 acarreos, uno de touchdown que levantó el ánimo del equipo.

Velocidad es el nombre del juego de Gutiérrez. Nadie lo tocó en su touchdown de 39 yardas.

Pero los Linces se van con las manos vacías otra vez luego de jugarle soberbiamente durante dos cuartos a un contendiente al campeonato. Luego de irse 14-0 arriba contra Burros Blancos la semana pasada y perder, hoy no pudieron mantener el ritmo a la ofensiva y se fueron en cero durante el segundo medio. Los castigos jugaron parte fundamental, ya que cometieron holding en cinco de sus seis series del complemento. 

Y aunque no tuvieron una oportunidad a 9 yardas de anotar como hace siete días, tampoco supieron manejar la presión en el cierre: en sus últimas dos series, permitieron dos sacks, registraron dos holdings -uno fue declinado- y Johan lanzó tres de sus cinco incompletos, para redondear su velada en 13 completos de 18 intentos, 170 yardas y una anotación. 

Otra vez fue López quien estadísticamente superó la actuación del QB rival (Gutiérrez lanzó apenas 52 yardas en 7 completos de 11 intentos con una anotación y una intercepción), pero fue justamente el contrincante quien acabó por robar la victoria. 

Uno de los dichos más significativos del fútbol americano: big time players make big time plays. En este viernes por la noche, las Águilas Blancas necesitaron de jugadas grandes de sus jugadores grandes para concretar su primera remontada de la temporada, porque en partidos cerrados donde se pueden definir posiciones en postemporada, los líderes han de relucir y liderar al conjunto. 

Las Águilas Blancas (3-1) reciben el próximo sábado, tentativamente en el Casco de Santo Tomás, a los Leones Anáhuac México (3-0), quienes se juegan el invicto con Pumas CU este sábado, mientras que los Linces (1-3) se quedan en casa y reciben en el José Ortega Martínez a los Potros Salvajes (0-4), quienes vienen de una dura derrota 42-14 contra los Auténticos Tigres. 

Anuncios

Deja un comentario