¿Qué es el College Football sin su caos? Resultados Jornada 4 #NCAA

Y así nada más, ya se fue el primer mes de temporada en el #CollegeFootball de los Estados Unidos. Los cuatro equipos hasta arriba del Top 25 están cómodamente estacionados, pero de ahí para abajo es una carnicería que ve a equipos favorecidos caer semana a semana. Resultados completos Jornada 4, en la que 5 de los clasificados sucumbieron.

Alberto García Ramos

Está el #1 Alabama, que vapuleó 45-23 al #22 Texas A&M y su quarterback Tua Tagovailoa está en fuego. Está el #2 Georgia, que sólo anotó tres touchdowns a la ofensa y  aún así derrotó 43-29 a Missouri. Está el #3 Clemson, que se mantiene rotando a sus QBs para ver quién es el mejor, y en el proceso de esto, se impuso a Georgia Tech 49-21. Está el #4 Ohio State, que por segunda ocasión en cuatro juegos, su QB Dwayne Haskins lanzó más touchdowns que pases incompletos, y arrolló 49-6 a Tulane.

Están esos cuatro hasta arriba, pero de ahí hacia abajo: incertidumbre.

Realmente esa es la esencia del máximo nivel universitario de fútbol americano en los Estados Unidos, el caos. Ningún equipo debería sentirse seguro, juegue contra quien juegue. Posiblemente la paridad no es tan cerrada como lo es en la NFL, pero es cierto que en el nivel colegial, una sorpresa exorbitante siempre es una posibilidad para los equipos en el Top 25.

Y si no pregúntenle a Oklahoma, que llegaba como #5 de la AP y recibió la visita de los Army Black Knights, equipo que desde 1972 no vence a un clasificado entre los mejores 25. No lograron romper esa histórica marca contra los Sooners, pero sí los metieron en serios problemas, forzando series extras con el marcador empatado a 21. Eventualmente Oklahoma prevaleció con la victoria 28-21, pero fue un partido que nadie esperaba le provocara tanto sufrimiento al equipo de Lincoln Riley.

Una estadística para resaltar el partido tan extravagante que se jugó en Norman, Oklahoma: las series de touchdown de los Sooners consumieron 2:40, 2:56 y 1:54 minutos, respectivamente. Las series anotadoras de Army tardaron 9:31, 8:54 y 10:47, también minutos. Mientras que Oklahoma anotó sus 21 puntos en 6 minutos 36 segundos, Army hizo lo equivalente en 29 minutos 12 segundos, es decir, CASI DOS CUARTOS COMPLETOS.

Pero bueno, al menos Oklahoma sacó la victoria antes de ser completamente humillado. Lo que le pasó a Virginia Tech sí fue una auténtica hazaña, pero del rival al que enfrentaron.

Los Hokies de Tech llegaron a la semana 4 como el #13 de la nación. Enfrentaron a Old Dominion, que es una universidad que subió a la División 1 de la NCAA en 2013, y que en la presente temporada no conocía la victoria, con derrotas 52-10 contra Liberty (que está haciendo su debut en la División 1), 28-20 contra Florida International y 28-25 contra Charlotte.

Según las apuestas, Virginia Tech era favorito por 29 puntos. Old Dominion ganó 49-35. Una tarde históricamente mala para los Hokies que permitieron 632 yardas totales. No es la imagen que la conferencia ACC quiere proyectar ante la nación.

Pero no sólo fue VT el que sucumbió en la escena nacional. Boston College regresó a las filas de los clasificados, entrando como #23, y se alistaban para enfrentar a Purdue, que no había ganado en la temporada. Por supuesto, porque el college football es completamente impredecible, Purdue ganó y de manera convincente, 30-13 sobre las Eagles que apenas empezaban a soñar con volar alto.

Regresando a la zona centro de los Estados Unidos, el duelo entre el #17 TCU y el no favorecido Texas vio, así es, una sorpresa, con el favorito cayendo y feo. Los Texas Longhorns empezaron de manera muy dudosa la temporada luego de perder con Maryland, pero desde entonces han hilado 3 victorias y la última fue contundente, al superar 31-16 a los Horned Frogs de Texas Christian.  ¿Texas está de regreso? Llevan un lustro intentando regresar a los contendientes, pero lo que sí es certero es que dos derrotas en semanas consecutivas son un golpe durísimo para TCU en 2018.

Dentro de la misma conferencia Big 12, fue otra universidad tejana la que humilló a otro miembro del Top 25. Oklahoma State llegaba como el #15 de la nación. Lo que no sabían es que Texas Tech les tenía preparada una dosis de 49 puntos y 621 yardas a la ofensiva, y así, despacharlos de Lubbock, Texas, con la derrota 49-17, y  una salida del Top 25 para llevar.

La última de las sorpresas de la semana 5 fue posiblemente la más significativa para el equipo victorioso. La Universidad de Kentucky es conocida por sus múltiples jugadores en el profesional, vastos campeonatos de conferencia y también campeonatos nacionales. Sólo que en el básquetbol, no en el fútbol americano.

Ayer, los Wildcats de UK recibieron la visita del #14, los Mississippi State Bulldogs. La estadística clave de este encuentro: 229-56. No es el marcador, es el número de yardas terrestres de Kentucky contra el de los Bulldogs. El marcador fue 28-7, con los cuatro touchdowns viniendo de las piernas de Benny Snell. La exhibición de UK, y el récord perfecto de 4-0 en la temporada, los llevó a territorios que no conocen desde 2007: el Top 25, aterrizando en el #17 para la semana 5. Kentucky se anuncia como el segundo mejor equipo del SEC Este. ¿El primero? Georgia…

El partido más atractivo de la cartelera fue también el más increíble. Oregon (#20) recibió la visita del #7, el Cardenal de Stanford. Es una realidad que cuando estos equipos están clasificados y se ven las caras, cualquier cosa puede pasar.

stanford1.jpg

Y en efecto, pasó. No, no cayó el mejor clasificado, pero montó un regreso monumental para evitarlo.

Justin Herbert completó 25 pases de 27 yardas para 331 yardas y un touchdown en los cuatro cuartos de tiempo regular. Herbert no fue el quarterback titular que salió con la victoria.

Oregon tenía una ventaja de 24-7 en el tercer cuarto, y tuvieron 1era y gol en la yarda 1 del Cardinal para subirse a 31 puntos. Dos jugadas después, la defensiva de Stanford regresó un fumble 80 yardas hasta las diagonales, y ahí empezó el regreso. Con un gol de campo en los momentos finales del cuarto cuarto, Stanford lo empató a 31 para mandarlo a series extras. Por supuesto, anotaron en dos jugadas, en touchdown de KJ Costello a Colby Parkinson, la eventual victoria 38-31.

Luego de completar 92% de sus pases, Herbert se fue 1 de 6 en series extras, incluida su única intercepción del encuentro, que fue la que puso el punto de exclamación al soberbio regreso de Stanford.

Dicen que los equipos grandes encuentran la manera de ganar. Stanford lo hizo, pero no Virginia Tech, Boston College, TCU, Oklahoma State ni Mississippi State, que al menos en esta semana cuatro se presentaban como el equipo más grande en su partido. Caos, le llaman, pero más bien se le conoce como College Football.

TOP 25 AP SEMANA 5

  1. Alabama
  2. Georgia
  3. Clemson
  4. Ohio State
  5. LSU
  6. Oklahoma
  7. Stanford
  8. Notre Dame
  9. Penn State
  10. Auburn
  11. Washington
  12. West Virginia
  13. UCF
  14. Michigan 
  15. Wisconsin 
  16. Miami
  17. Kentucky
  18. Texas
  19. Oregon
  20. BYU
  21. Michigan State
  22. Duke
  23. Mississippi State
  24. California
  25. Texas Tech

Anuncios

Deja un comentario