Espectáculo dominical; J1 #NFL

Por primera vez en 18 partidos, los Cleveland Browns no perdieron, el problema fue que tampoco ganaron. Los Saints anotaron 40 puntos, pero Ryan Fitzpatrick les metió 48. Aaron Rodgers se fue en el carrito de las desgracias en la primera mitad, y después regresó para demostrar por qué es el hombre mejor pagado de la liga. Resultados completos del primer domingo de NFL de la temporada. #LaMejorÉpocaDelAño

Alberto García Ramos

Regresó la NFL, regresaron los domingos de una cartelera del mejor fútbol americano del mundo. A la primera semana no le faltaron momentos extraordinarios, pero todo empezó con uno de los peores equipos en memoria reciente dando un resultado literalmente memorable.

Los Cleveland Browns recibieron la visita de los Pittsburgh Steelers, y posiblemente estuvieron más cerca que nunca en los últimos 18 juegos de sacar una victoria, pero una vez más, no pudieron. Pero hey, tampoco perdieron.

La defensiva de los Browns se vio de miedo, como un auténtico equipo de la NFL hambriento de ganar. Myles Garrett se vio como el ala defensiva que valía la pena ser seleccionado #1 global en el Draft de 2017: feroz, un game changer. Denzel Ward, novato seleccionado con la 4ta posición global en el pasado Draft, ya tiene las primeras dos intercepciones de su carrera. En total, la defensiva provocó seis robos de balón sobre el ataque de los Steelers y Ben Roethlisberger.

La ofensiva sólo pudo convertir esos 6 turnovers en 7 puntos.

Con 23 segundos en el cuarto cuarto, Cleveland estaba en la yarda 43 de los Steelers, el juego empatado a 21. Un gol de campo lo ganaba, pero vino una intercepción de la defensiva acerera que aseguro que el partido se fuera a prórroga. Ceeeeerca.

Con 1:47 restante de los 10 minutos de tiempo extra, Pittsburgh parecía que se llevaba la victoria. Un gol de campo Chris Boswell de 42 yardas era más que accesible. Sólo que no lo fue, lo cargó a la izquierda, y Cleveland tenía vida. Más ceeeerca todavía.

Por supuesto vino un tres y fuera de la ofensiva comandada por Tyrod Taylor, y le bajaron 27 segundos al reloj, dándole un último chance a Pittsburgh de escapar con la victoria.

Ya con 47 segundos antes de que se declarara un amargo empate, la defensiva de Cleveland forzó un fumble sobre Ben Roethlisberger, el sexto robo de balón del día, prácticamente dándole la victoria a Cleveland, dejando en la mesa un gol de campo de 47 yardas para ganar:

Por supuesto la patada fue bloqueada, el marcador se quedó 21-21.

Los Browns terminaron su racha terrorífica de 17 juegos consecutivos perdiendo. La terminaron con un empate. La marca de 0-0-1 es el mejor inicio de temporada para Cleveland desde 2004, y ese es un dato real. Una última estadística sobre lo inaudito que es ser un Cleveland Brown: desde 1999, equipos con una diferencia de +5 en robos de balón en un partido tienen récord de 132 ganados, 4 perdidos y 1 empatado. Los Browns son ese empate, y dos de los cuatro perdidos.

Pero no sería justo que el partido más importante del regreso de la NFL sea un empate. Mejor hay que voltear a ver la locura entre Chicago y Green Bay que cerraron la jornada dominical.

El jugador defensivo mejor pagado en la historia de la liga se adueñó de los primeros dos cuartos de dicho encuentro. Esta fue la estadística que Khalil Mack, flamante nuevo linebacker de los Bears, consiguió en la primera mitad: dos tacleadas, 1 sack sobre el QB, un pase desviado, un fumble forzado, un fumble recuperado, y una intercepción regresada para touchdown. ¿El último defensivo en tener un sack, un fumble forzado, una intercepción y un touchdown en un juego?

Khalil Mack, en 2016.

El marcador llegó a estar 20-0 en favor de Chicago, en gran parte porque el jugador mejor pagado en la historia de la liga, Aaron Rodgers, salió lesionado durante el segundo cuarto. Hasta se fue en el llamado carrito de las desgracias. La inversión parecía obsoleta.

Pero no, Rodgers regresó al tercer cuarto, y le robó las luces a Mack. En la primera mitad, Rodgers completó 3 pases de 7 intentos para 13 yardas. Abajo 20-3, con una rodilla tocada que limitaba la movilidad del mariscal, Rodgers demostró por qué es el jugador mejor pagado en toda la liga.  Sus estadísticas en la segunda mitad del encuentro: 17 completos de 23 intentos para 273 yardas y 3 touchdowns.

El primero de esos tres touchdowns en la segunda mitad fue una muestra monumental del talento que tiene Rodgers. Cualquiera que ha lanzado un balón de fútbol americano sabe la mecánica que hay detrás de ello: plantar ambos pies, balance en el cuerpo; no sólo se trata del brazo.

Para Aaron Rodgers sí:

Ese fue sólo el primero de los tres que dieron la victoria a Green Bay.

Los Bears lograron ampliar su ventaja 23-17 con 2:39 en el cuarto cuarto. Una eternidad para que Rodgers, ya en calor, lograra una serie de touchdown para tomar la ventaja. Aun así sólo le tomó 26 segundos de esos dos minutos y medio para poner la primera ventaja del día de Green Bay: un pase de 75 yardas a Randall Cobb, que llevó el balón más de 50 yardas sin que nadie lo tocara, y se metió a las diagonales antes de que sucediera la pausa de los dos minutos. Lo había hecho otra vez.

Un último esfuerzo de la defensiva empacadora cementó el mejor regreso en puntos (20) en la carrera de Rodgers. El déficit de 17-0 al medio tiempo era la ventaja más amplia que Chicago se llevaba a la intermisión enfrentando a los Packers en Green Bay desde la década de los 40. Aún no se sabe qué lesión sufrió en su rodilla izquierda, pero Aaron Rodgers se robó el espectáculo en horario estelar; aunque la mitad del tiempo el show lo tuvo Mack, Rodgers fue quien dejó caer el micrófono, con la victoria 24-23 de su equipo.

Hay narrativas en todos los encuentros, pero también hubo nivel, bueno, ese nunca falta en la NFL; la competitividad es la razón por la que es la mejor liga del mundo.

Los Vikings con su flamante nuevo QB Kirk Cousins se vieron como auténtico candidato a Super Bowl: derrotaron 24-16 a los 49ers e hicieron que su QB Jimmy Garappolo probara la derrota por primera vez como mariscal titular, bajando su récord a 7-1; le incluyeron un pick-six en el paquete de despedida de Minneapolis.

Tom Brady sigue siendo Tom Brady le pongan a quien le pongan alrededor. Phillip Dorsett tuvo 12 recepciones en todo 2017 en su primer año en New England. Hoy tuvo 7 para 66 yardas. La ofensiva de los Patriots no tendrá mucho, pero sí tiene al mejor QB y al mejor ala cerrada de la liga: Rob Gronkowski tuvo 7 recepciones para 123 yardas y un touchdown. En Foxboro, los Pats despacharon a los Texans 27-20, arruinando el regreso luego del QB Deshaun Watson y el ala defensiva JJ Watt, que sufrieron lesiones de rodilla en 2017.

Los Saints, amplios favoritos por muchos medios para ganar el Super Bowl, hoy anotaron 40 puntos. Y perdieron. Así es, Ryan Fitzpatrick, el incansable veterano egresado de la universidad de Harvard sigue ganando millones de dólares por sus habilidades como quarterback, y hoy tuvo una de las mejores tardes de su carrera: 21 completos de 28 intentos para 417 yardas y dos touchdowns, y la increíble victoria 48-40 de los Tampa Bay Buccaneers sobre los Santos de Drew Brees.

Por supuesto, no es tan demandante para Fitzpatrick encontrar a sus receptores cuando están así de abiertos:

O así:

Jameis Winston regresa en la semana 4 luego de una suspensión de la NFL, pero si Fitzpatrick mantiene este nivel, no habría razón por la cual sacar al veterano de la titularidad.

En la Gran Manzana, Saquon Barkley se introdujo a la NFL como novato sensación:

Los Jaguars salieron de New York con la victoria 20-15 a pesar del novato. La defensiva felina dictará hasta dónde llega este equipo.

Regresó la NFL. Los domingos volverán a tener el entretenimiento necesario, que ya hacía falta. No se iba a ir a ningún lado, pero la NFL está para quedarse. El mejor nivel de fútbol americano regresó con todo el espectáculo.

¿Ven por qué es #LaMejorÉpocaDelAño?

RESTO DE LOS RESULTADOS:

Bills 3-47 Ravens

Chargers 28-38 Chiefs

Broncos 27-24 Chargers

Cardinals 6-24 Redskins

Panthers 16-8 Cowboys

Dolphins 27-20 Titans

Anuncios

Deja un comentario