Arrancar el porrismo, ya

En receptor siempre hemos privilegiado el debate inteligente. Dentro de las opiniones a nuestras publicaciones en Facebook apareció una que por su congruencia y buena estructura gramatical nos pareció que era necesario compartirla como un artículo en particular. Como #receptorSomosTodos lo publicamos íntegro con autorización del autor.

Estimados todos:

Nuevamente el football estudiantil de nuestro país, que incluye a jugadores y afición, es víctima de la suspensión del juego entre las dos instituciones educativas más importantes del país, lo que se esperaba que fuera una fiesta y una guerra de porras en la tribuna tendrá que esperar debido a la situación que todos ya conocemos.

A diferencia de lo acontecido en 2008 donde una noche antes del partido se salió de control la llamada “quema del burro” que obligó a cancelar el juego a menos de 24 horas de su realización, en esta ocasión la suspensión obedece a la acción de un grupo de vándalos que obedeciendo las órdenes de grupos que buscan desestabilizar a las autoridades universitarias, reprimieron una manifestación pacífica en Ciudad Universitaria, lo que trajo consigo la suspensión de labores y la solidaridad de instituciones hermanas que demuestran nuevamente que la rivalidad entre ellas es sólo deportiva, pues su fin común es contribuir al desarrollo de nuestro país brindando educación a las nuevas generaciones de mexicanos.

Si bien la decisión de suspender el partido es razonable, no deja de llamar la atención que a 24 horas de los acontecimientos el equipo de Pumas jugara un partido de la copa mx en el Estadio Olímpico Universitario, para el cual la propia Secretaria de Seguridad Pública de la Ciudad de México informó se realizó sin incidentes, esto a pesar de que es del dominio público que en la porra denominada “La Rebel” existen personajes con la misma reputación de los porros, los cuales agreden a cualquier persona que simpatice con el equipo contrario.

Muchos podrán argumentar que el equipo de soccer no tiene nada que ver con la Universidad, pero recordemos que el mismo es manejado por un Patronato Universitario en el que el Rector participa, lo que hace que me pregunte si para la máxima casa de estudios existen deportes de primera y de segunda, o bien si la Secretaria de Seguridad Pública sólo puede garantizar la seguridad de los asistentes a un juego de soccer pero no el de las FAMILIAS que acuden a un evento del deporte estudiantil por excelencia, del que desde hace años los grupos porriles han perdido presencia no gracias a las autoridades, sino a los mismos aficionados al deporte que no han permitido desmanes en los encuentros.

Por lo anterior el mensaje que las autoridades universitarias envían es que son incapaces de garantizar la seguridad de los estudiantes, con lo que quizá sin proponérselo, los grupos porriles se anotan una victoria.

No es justo que además de lo anterior se satanice al deporte de las tackleadas, muchos medios de comunicación informaron que los porros llevaban jerseys de americano y algunos hasta se atrevieron a afirmar que los agresores eran jugadores de americano.

Los grupos porriles son financiados y hasta “uniformados” por las mismas personas con interes de contar con grupos de choque, y no tienen absolutamente nada que ver con los verdaderos estudiantes atletas.

Un verdadero jugador se levanta todos los días temprano para ir a sus clases, terminando se van a entrenar, después a su biblioteca para realizar sus tareas y vuelven por la noche a sus hogares, todo por amor al deporte, que a pesar de ser de contacto es de caballeros.

Aplaudo la actitud de las autoridades y jugadores de Águilas Blancas y Pumas CU, quienes a pesar de llevar meses entrenando han dado su apoyo a la comunidad universitaria en estos momentos, a la familia del football americano, a Receptor por brindar un espacio para que la afición sea escuchada.

Hoy no queda más que exigir a las autoridades universitarias que se deje de solapar a estos grupos y que de una vez por todas se arranque el porrismo de nuestras escuelas incluyéndo a cualquier directivo escolar que los apoye, hoy fue la suspensión de un juego, estudiantes lesionados y en estado grave, ¿Y mañana?.

Autor del artículo: Chuy Hr

Foto del perfil Facebook de @diegouriartefotografía

Anuncios

Deja un comentario